• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Los padres de Madeleine, "muy contentos" con la reapertura del caso

Las autoridades portuguesas abandonaron el caso en 2008, pero Scotland Yard lo empezó a revisar en 2011 y este año reabrió la investigación de manera oficial | El Mercurio / Chile / GDA

Las autoridades portuguesas abandonaron el caso en 2008, pero Scotland Yard lo empezó a revisar en 2011 y este año reabrió la investigación de manera oficial | El Mercurio / Chile / GDA

Tras conocer la noticia, Gerry y Kate McCann expresaron su confianza en que la nueva pesquisa, paralela a la que efectúa desde 2012 la Policía de Londres, les aportará "las respuestas que tan desesperadamente" necesitan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los padres de Madeleine McCann, la niña británica desaparecida en el Algarve portugués en 2007, dijeron hoy sentirse "muy contentos" con la reapertura del caso por parte de la Policía lusa, que ha descubierto nuevos indicios.

Tras conocer la noticia, Gerry y Kate McCann expresaron su confianza en que la nueva pesquisa, paralela a la que efectúa desde 2012 la Policía de Londres, les aportará "las respuestas que tan desesperadamente" necesitan.

"Estamos muy contentos de que la investigación para encontrar a nuestra hija Madeleine haya sido oficialmente reabierta en Portugal", afirmaron en un comunicado.

"Esperamos que esto lleve a encontrarla y a la identificación de quienquiera que sea el responsable de este delito", añadieron.

Los McCann urgen a los ciudadanos que tengan información relativa al caso a contactar a las policía portuguesa y británica.

"Por favor sean pacientes y respeten el trabajo de la Policía mientras se aplican para encontrar las respuestas que tan desesperadamente necesitamos", manifiestan en su nota, en la que piden a la prensa que consideren al informar del caso "la seguridad de Madeleine y la integridad de la operación".

La Fiscalía portuguesa informó hoy de la reapertura del "caso Madeleine" por la aparición de nuevos indicios, seis años y medio después del suceso.

Madeleine McCann desapareció el 3 de mayo de 2007, cuando tenía tres años, del apartamento en Praia da Luz donde dormía con sus hermanos pequeños, mientras sus padres cenaban en un restaurante de su complejo hotelero.

La investigación portuguesa de los hechos se cerró sin resultados en 2008 pero desde el año pasado la Policía británica revisa el caso, después de que el primer ministro, David Cameron, se comprometiera en ese sentido con los McCann.

El subcomisario Mark Rowley explicó hoy que él, el inspector jefe Andy Redwood -que dirige la pesquisa británica- y los McCann se reunieron la pasada semana en Lisboa con las autoridades lusas, quienes les comunicaron sus intenciones.

"La reunión fue muy positiva y nosotros y la Policía Judiciaria compartimos la determinación de hacer todo lo posible para descubrir qué pasó con Madeleine", declaró.

Rowley precisó que los agentes lusos les comunicaron que reabrirían oficialmente la investigación y les explicaron los indicios que seguirían, lo que calificó de "un paso positivo".

No obstante, remarcó que ambas fuerzas están en los inicios de sus pesquisas, por lo que "queda mucho camino por recorrer" y, como sucede en las grandes operaciones policiales, "no todos los indicios que parecen prometedores darán resultados".

"Lo de hoy es una buena noticia. Con la reapertura de la investigación portuguesa y nuestra estrecha colaboración, creo que tenemos la mejor oportunidad hasta ahora de comprender lo que sucedió con Madeleine", afirmó el subcomisario.

La ministra británica del Interior, Theresa May, alabó la cooperación entre las dos fuerzas y confió en que lleve a la resolución de la tragedia "horrible" que les ocurrió a los McCann, para que los padres "sepan por fin qué le pasó a Madeleine".

Este mes la Policía Metropolitana de Londres, también conocida como Scotland Yard, divulgó dos imágenes electrónicas de un hombre supuestamente relacionado con el suceso.

Además, el programa de televisión Crimewatch de la BBC dedicó un espacio a la desaparición de la niña, lo que motivó miles de llamadas de posibles testigos.