• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Navíos de guerra británicos zarpan hacia el Mediterráneo en plena tensión diplomática sobre Gibraltar

Fotografía sin fechar facilitada por el Ministerio de Defensa británico que muestra el buque HMS Illustrious de ejercicios en el mar / EFE

Fotografía sin fechar facilitada por el Ministerio de Defensa británico que muestra el buque HMS Illustrious de ejercicios en el mar / EFE

El portahelicóptero HMS Illustrious salió de Portsmouth (sur) el lunes a las 10h30 (09H30 GMT) y será seguido el martes por la fragata HMS Westminster que llegará a las aguas del pequeño territorio británico al sur de la península Ibérica en el transcurso de la semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Buques de guerra zarpan desde este el lunes desde Inglaterra para maniobras en el Mediterráneo previstas "desde hace mucho tiempo" según Londres, pero que coinciden con un aumento de tensión entre España y Reino Unido por Gibraltar, en donde una pequeña fragata hará escala.

El portahelicóptero HMS Illustrious salió de Portsmouth (sur) el lunes a las 10h30 (09H30 GMT) y será seguido el martes por la fragata HMS Westminster que llegará a las aguas del pequeño territorio británico al sur de la península Ibérica en el transcurso de la semana, indicó el lunes el ministerio británico de Defensa. España autorizó al HMS Illustrious a hacer escala en la base naval de Rota, en el sur del país.

En total, cuatro buques participan en los ejercicios "Cougar '13" en el Mediterráneo y en el Golfo. Se trata de un "despliegue de rutina previsto desde hace mucho tiempo", aseguró el ministro británico de Defensa, Philip Hammond.

Pero estos ejercicios fueron interpretados por la prensa española como un intento de intimidación por parte de Londres en el marco de su conflicto con Madrid sobre Gibraltar.

Según el ministerio de Defensa de Gran Bretaña, los buques harán escala "en un número de puertos del mediterráneo", antes de participar a un ejercicio junto al ejército albanés en el Mar Adriático.

Estas maniobras tienen lugar en momentos en que la tensión entre Londres y Madrid sobre Gibraltar, un enclave de siete kilómetros cuadrados cedido a Gran Bretaña en 1713 y en el que viven 30.000 personas, volvieron a resurgir a finales de julio en torno al derecho a la pesca en las aguas que lo rodean.

Las autoridades de Gibraltar provocaron la ira de Madrid con la construcción de un arrecife artificial con bloques de cemento hundidos en la bahía de Algeciras, en el Mediterráneo, para impedir incursiones de pescadores españoles en una aguas que considera suyas.

Desde entonces, se forman largas colas en la verja fronteriza y Gibraltar afirma que España multiplica los controles aduaneros como represalia. Madrid responde que estos controles son obligatorios -ya que Gibraltar, como el Reino Unido, no pertenecen al espacio Schengen- y necesarios para luchar contra el contrabando.

Además, Madrid estudia una medida para imponer una tasa de 50 euros para entrar o salir de Gibraltar que, según el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, tiene como objetivo ayudar a los pescadores locales afectados.