• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

40.000 mujeres alzan voz contra violencia de género en Argentina

Pañuelos y camisetas verdes, color que simboliza el movimiento a favor de la legalización del aborto, se mezclaron en la marcha de anoche en el centro de Salta con banderas de movimientos feministas/ Twitter

Pañuelos y camisetas verdes, color que simboliza el movimiento a favor de la legalización del aborto, se mezclaron en la marcha de anoche en el centro de Salta con banderas de movimientos feministas/ Twitter

En la concentración hay féminas  procedentes de todos los rincones de Argentina y también de países como Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, España y Ecuador, entre otros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Unidas contra el femicidio, que provoca la muerte de una mujer cada 30 horas de promedio en Argentina, las cerca de 40.000 participantes del 29 Encuentro Nacional de Mujeres que concluye hoy en la ciudad norteña de Salta piden poner fin a la violencia de género y pelear por más derechos.

"Hay que decir basta a la violencia que se ejerce diariamente contra las mujeres en todas sus formas: femicidios, violencia sexual, discriminación en los trabajos y en las escuelas, feminización de la pobreza, imposibilidad de abortar de forma legal, segura y gratuita, violencia obstétrica...", dijo a Efe Mónica García, profesora de historia que participa por segunda vez.

García recordó que en la provincia de Salta (noroeste), donde este año se celebra la reunión, 14 mujeres han sido asesinadas a manos de hombres en lo que va de año y cree que la presión social fue clave para que el Gobierno declarase el estado de emergencia por violencia de género semanas atrás.

"Es importante que el encuentro se celebre acá y se genere debate en esta provincia tan conservadora, porque es uno de los lugares más postergados, no hay educación sexual en las escuelas y numerosas mujeres sufren maltrato físico y psicológico", continuó.

La división de la sociedad salteña ante la cita multitudinaria es visible en la ciudad, donde la Catedral y las iglesias del centro fueron valladas por el evento y hay carteles que advierten contra "las mujeres extremistas" mientras que otros dan la bienvenida a las participantes.

El asesinato de la maestra rural salteña Evelia Murrillo por intentar impedir la violación de una alumna de etnia wichi el pasado septiembre está en boca de todas las participantes, pero también otras de las víctimas registradas este año.

La cordobesa Mariana Acosta asistió al encuentro "para que no haya otra Paola", en referencia a su hermana, que fue hallada muerta en una alcantarilla hace tres semanas gracias al llanto de su bebé, a la que rescataron con vida tras permanecer tres días junto al cadáver de su madre.

La justicia sospecha de la expareja de Paola como el autor del brutal femicidio, un patrón que se repite en muchos de los casos investigados y que también asoma a los testimonios de participantes que huyeron de sus hogares tras burlar a la muerte.

"Intentó arrojar a mi hija, de cuatro años, desde una cornisa, en el piso 11 de un edificio", rememoró la psicóloga Aurora Arias en el taller de violencia de género, en el que también estuvo presente Rosalía Benítez, quien milagrosamente sobrevivió a ocho disparos de pistola de su expareja.

Entre los 62 talleres organizados, otro de los más concurridos fue el del "aborto libre, seguro y gratuito", en el que las asistentes denunciaron que cerca de 500.000 mujeres se someten cada año a abortos clandestinos y estos son la primera causa de muerte materna en el país.

Los abortos no están penados en Argentina cuando el embarazo es fruto de una violación o está en peligro la vida de la madre, pero ni siquiera en esos casos se garantiza el derecho, denunció Lara, integrante de la organización Las Rojas.

"Debería haber un médico por hospital que esté dispuesto a hacer abortos no punibles, pero el Estado no lo garantiza", según declaraciones de Lara reproducidas por el diario Página 12.

Pañuelos y camisetas verdes, color que simboliza el movimiento a favor de la legalización del aborto, se mezclaron en la marcha de anoche en el centro de Salta con banderas de movimientos feministas, de agrupaciones políticas de izquierda y sindicatos y pancartas con eslóganes como "Tocan a una, nos organizamos miles" y "Saquen los rosarios de nuestros ovarios".

Entre las 40.000 participantes hay mujeres procedentes de todos los rincones de Argentina y también de países como Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, España y Ecuador, entre otros.

"El año que viene se cumplen 30 años de los encuentros de mujeres, en los que miles de mujeres han compartido y cuestionado el poder patriarcal, que nos impone la heterosexualidad, la maternidad como destino y la familia monogámica", dijo García, quien remarcó que, pese a los logros, "queda aún mucho por lo que luchar".

Las asistentes elegirán hoy la sede del trigésimo encuentro, aunque algunas anticiparon sus preferencias, como la dirigente del Movimiento Socialista de los Trabajadores Vilma Ripoll: "Tiene que ser Buenos Aires para rodear el Congreso y exigir por nuestros derechos".