• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Al menos 16 muertos y 136 heridos en una cadena de atentados en sur de Irak

El ataque más sangriento se produjo en el centro de Al Hila, capital de la provincia meridional de Babel, donde al menos cinco personas fallecieron y otras quince resultaron heridas por el estallido de dos vehículos cargados con explosivos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al menos dieciséis personas murieron hoy y otras 136 resultaron heridas en una cadena de atentados, la mayoría en el sur de Irak, informó a Efe una fuente policial.

Un total de quince coches bomba y tres artefactos explotaron en diferentes provincias.

El ataque más sangriento se produjo en el centro de Al Hila, capital de la provincia meridional de Babel, donde al menos cinco personas fallecieron y otras quince resultaron heridas por el estallido de dos vehículos cargados con explosivos.

También en el sur, pero en la localidad Al Ramiza, en la provincia de Al Muzana, al menos cuatro personas perdieron la vida y otras quince resultaron heridas en un doble atentado similar.

En la provincia de Al Wasit (sur), la detonación de seis coches bomba y dos artefactos en Al Kut y Al Azizia al Suairia dejaron cuatro muertos y 62 heridos.

La fuente agregó que un civil pereció y otros dieciocho fueron heridos por la explosión de dos vehículos de forma consecutiva en la ciudad de Al Diwaniya, a 170 kilómetros al sur de Bagdad.

En un atentado parecido perpetrado con un solo coche, otra persona murió y nueve resultaron heridas cerca de una gasolinera en la población de Al Mahmudiya, a 30 kilómetros al sur de la capital.

Además, hubo dieciséis heridos por el estallido de dos vehículos en Basora, a 560 kilómetros al sur de Bagdad.

A estas víctimas en las provincias meridionales se suman un muerto y un herido por la explosión de una artefacto contra un funeral en Samarra, a 120 kilómetros al norte de la capital.

El terrorismo y la violencia sectaria se han incrementado en Irak estos últimos meses, los más mortíferos en cinco años, con ataques frecuentes contra los efectivos de seguridad y el ejército, y la comunidad chií.

Pese a que el aumento de los atentados ha sido notable desde comienzos de este año, se intensificó aún más tras la huida de 500 supuestos miembros de Al Qaeda de las cárceles de Abu Graib y de Al Tayi en julio pasado.