• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Seis muertos en un nuevo enfrentamiento entre mineros ilegales en Suráfrica

La policía busca al menos a 15 hombres fuertemente armados, que abrieron fuego la noche del sábado contra una choza y una tienda en la ciudad de Benoni, en el East Rand, donde acabaron con la vida de la niña, tres hombres y dos mujeres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Seis personas, entre ellas una niña de 2 años, murieron este fin de semana en Suráfrica tras ser tiroteadas por un grupo de hombres armados, en un nuevo episodio de violencia entre bandas rivales de mineros clandestinos.

La Policía atribuye el ataque a la cruenta guerra que libran por el control de explotaciones abandonadas o sin actividad las bandas de mineros ilegales en el East Rand de Johannesburgo, informa hoy el diario "Times".

Las fuerzas del orden buscan al menos a 15 hombres fuertemente armados, que abrieron fuego la noche del sábado contra una choza y una tienda en la ciudad de Benoni, en el East Rand, donde acabaron con la vida de la niña, tres hombres y dos mujeres.

Otras cuatro personas resultaron heridas de gravedad, según fuentes policiales.

La Policía sospecha que el incidente está relacionado con los cinco mineros ilegales que murieron tiroteados en febrero y con el enfrentamiento con disparos y explosivos caseros que, también el mes pasado, protagonizaron dos bandas rivales cerca de Benoni.

Las autoridades y gente de la zona, donde se encuentran, hoy a menudo abandonadas, las primeras minas que se explotaron en Johannesburgo, aseguran que la violencia se debe a la guerra entre dos facciones de mineros de Lesoto.

Inmigrantes de Lesoto, Mozambique o Zimbabue forman en su mayoría estos grupos de mineros clandestinos, que pasan semanas bajo tierra para sacar oro y otros minerales entre las ruinas de explotaciones abandonadas o sin actividad.

Los mineros ilegales van a menudo fuertemente armados, para enfrentarse a las fuerzas de seguridad o a otros grupos que intentan robarles los metales preciosos extraídos.

Cada año mueren en Sudáfrica decenas de estos trabajadores, sepultados bajo tierra o en incidentes violentos entre ellos.