• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

18 muertos en un ataque suicida en Somalia

El ataque tuvo como objetivo un convoy en el que viajaba el gobernador interino de la Administración de la región Jubaland, Ahmed Madobe, que resultó herido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

18 personas han muerto y varias han resultado heridas en un ataque suicida con coche bomba perpetrado en la localidad de Kismayo, en el sur de Somalia, informó hoy la red somalí de medios Shabelle.

Según esta fuente, la explosión provocó la muerte de 8 agentes de seguridad privada, un líder tradicional y 9 civiles.

El ataque tuvo como objetivo un convoy en el que viajaba el gobernador interino de la Administración de la región Jubaland, Ahmed Madobe, que resultó herido, confirmó a EFE el residente de la ciudad Mursal Ali Jama.

La milicia fundamentalista islámica somalí Al Shabab se atribuyó la autoría del atentado cometido en la capital de esta región, cuyas comunicaciones se encuentran cortadas.

Los agentes supervivientes reaccionaron al atentado disparando contra los civiles que se encontraban cerca del convoy, lo que aumentó el número de víctimas.

A pesar de los avances logrados el año pasado en el terreno político, Somalia se encuentra todavía inmersa en un prolongado y complejo conflicto armado.

Las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), el Ejército somalí, las Fuerzas Armadas etíopes y varias milicias progubernamentales combaten a Al Shabab, la milicia fundamentalista islámica dominante desde 2006.

Al Shabab, que anunció en febrero de 2012 su unión formal a la red terrorista Al Qaeda, lucha supuestamente para instaurar un estado islámico de corte wahabí en Somalia.

Aunque las tropas aliadas arrebataron a finales del pasado septiembre a los fundamentalistas su mayor bastión, la ciudad costera sureña de Kismayo, los radicales todavía controlan buena parte del centro y el sur de Somalia, donde el frágil Ejecutivo del país aún no termina de imponer su autoridad.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.