• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Siria en la mira de Occidente

Siria

Siria

El detonante: la denuncia, por parte de la oposición a Al Assad, de un ataque químico contra la población siria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La sombra de la guerra se cierne sobre Siria. Después de dos años de conflicto interno en el cual el gobierno del presidente Bashar al Assad resiste los embates de la Primavera Árabe, la situación toma un ámbito internacional, luego que las potencias occidentales anunciaran la posibilidad de una intervención militar en el país árabe.

El detonante: la denuncia, por parte de la oposición a Al Assad, de un ataque químico contra la población siria, hecho que es interpretado como una amenaza mundial. Damasco rechaza la acusación y promete defenderse ante lo que calificó de emboscada por parte de Occidente.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció un ataque contra Siria tras señalar que el gobierno estadounidense tiene pruebas de que el régimen sirio tiene armamento químico. "No podemos y no haremos la vista gorda ante lo que pasó en Damasco", dijo Obama. "¿Qué mensaje enviaremos si un dictador puede gasear a cientos de niños hasta la muerte a plena vista y sin que sea castigado?".

La acción militar será corta, sin tropas y contra blancos específicos en la nación árabe.

El primer ministro británico, David Cameron -quien no pudo persuadir al Parlamento de Gran Bretaña de apoyar una acción esta semana-, recibió con beneplácito la decisión de Obama, al igual que el gobierno francés.

El presidente Nicolás Maduro rechazó la decisión de Estados Unidos.

El que el ataque a Siria no sea consecuencia de una resolución de la ONU sino una acción liderada por Estados Unidos pone a prueba, una vez más, la legitimidad del organismo internacional como árbitro del sistema de naciones.

Dos de los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la organización internacional, Rusia y China, vetaron la posibilidad de una salida armada.

Rechazan la interferencia de Occidente en los asuntos internos de los estados, a la vez que defienden sus intereses comerciales y estratégicos (armas y petróleo).

Las causas estructurales para intentar comprender la situación en Siria dan cuenta de un asunto complejo y multidimensional en el cual lo confesional se mezcla con lo político e histórico.

Étnico-confesional. La consecuencia histórica del paso colonial de Francia trajo, entre sus consecuencias, que las estructuras de poder estén en manos de la minoría (alauíta, chiíta e ismailita) que representa 13% de la población. Más de 70% son sunitas y el resto se divide entre kurdos, cristianos, ortodoxos y drusos.

El investigador del Grupo de Estudios Internacionales Contemporáneos de Argentina, Guillermo Sena, sostiene que la desigualdad en la administración del poder "ha creado un constante malestar político que ha empeorado por el carácter represivo de Al Assad".

Territorialidad. Es fragmentada. Cada región está marcada por la especifidad étnica-religiosa de cada grupo. El gobierno alauíta controla la mayoría de Damasco y la costa.

Democracia. Es una seudo monarquía de la familia Al Assad. Se presenta como un sistema político laico aunque con fuertes tensiones religiosas. La independencia (1944) vino sucedida de una serie de golpes de Estado. En 1963 el partido nacionalista árabe Baaz se convirtió en la principal fuerza política.

Local. En el ámbito regional las tensiones, en buena medida, están marcadas por la relación étnico-confesional. Arabia Saudita, Qatar y anteriormente Egipto presentan una mayoría sunita, mientras que Irán, aliado de Siria, cuenta con mayoría chiíta cercana a la alauíta lo que se traduce en ayuda militar y estratégica.

Teherán amenazó con tomar acciones contra Israel si Occidente ataca a Siria. La rivalidad con Israel es histórica y política. Además, "Siria es aprovechada por Irán para ser puente con Hezbolla que es la expresión chiíta en Líbano y con la línea palestina dura (Hamas)", comentó el internacionalista Julio César Pineda quien concluyó que "ahora si pareciera que llegó el fin de Al Assad quien ya no controla a Siria".