• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Las minas antipersonal dejan más de 10.000 víctimas en Colombia desde 1990

Integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc)

Integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc)

Las víctimas más recientes fueron seis niños de un paraje rural de la población de Chaparral (suroeste) que hace dos días jugaban con una granada de fragmentación que se encontraron en el campo.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las minas antipersonal y los artefactos o municiones sin activar han dejado en Colombia 10.001 víctimas desde 1990, año al que se remonta la documentación de accidentes con este tipo de elementos explosivos en el país, denunció hoy en Bogotá el vicepresidente Angelino Garzón.

En una declaración pública con motivo de la que llamó "deshonrosa cifra", Garzón precisó que los caídos en esta "trampa mortal de los grupos armados ilegales" son 6.222 militares y 3.779 civiles.

"Queremos ya una Colombia sin más víctimas de minas antipersonal y libre de estos artefactos", pidió el vicepresidente, responsable de la política contra este problema junto al Programa Presidencial para la Acción Integral contra las Minas Antipersonal (Paicma).

La tarea oficial ha contado con el apoyo de la comunidad internacional, entre ella la Unión Europea (UE), que el próximo día 27 formalizará con el Gobierno en Bogotá un convenio de financiación por 7,2 millones de euros (unos 11 millones de dólares), dinero que irá a proyectos de educación en riesgo, asistencia a víctimas y desminado humanitario, entre otros frentes.

Las víctimas más recientes fueron seis niños de un paraje rural de la población de Chaparral (suroeste) que hace dos días jugaban con una granada de fragmentación que se encontraron en el campo.

Una niña de 3 años murió en la deflagración del artefacto, mientras que los otros cinco menores resultaron heridos.

Las víctimas son niños, niñas, adolescentes, mujeres, indígenas, afrodescendientes, campesinos, obreros, soldados, policías, apuntó Garzón, para quien el total de muertos y heridos en estos accidentes desde 1990 merecen un homenaje y el empeño diario para reconstruir sus sueños y llegar a un futuro sin más violencia y guerra.

Garzón les exigió a los grupos armados ilegales que dejen de plantar minas antipersonal y que informen de sus campos minados, para que se pueda prevenir a la población civil, mientras se puedan asumir las tareas de desminado y destrucción de artefactos.

"Solo así podemos despejar de minas las tierras que tanto necesitan los campesinos para el desarrollo de sus comunidades, lo que contribuiría enormemente a la paz que anhelamos todos los colombianos", expresó el vicepresidente.

Colombia es el segundo país del mundo más afectado por las minas antipersonal, después de Afganistán, según la coalición Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas (ICBL, por su sigla en inglés).

El Gobierno colombiano calcula que en el país hay sembradas más de 100.000 minas antipersonal, siempre por las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) y Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Además de las minas, el conflicto armado interno de casi medio siglo deja también municiones sin explorar (Muse) y artefactos explosivos improvisados (AEI), que causan accidentes.