• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El papa llega a Cuba para facilitar apertura de la isla

Esperan reunión del pontífice con Fidel Castro | Foto EFE

Esperan reunión del pontífice con Fidel Castro | Foto EFE

Francisco, el misionero de la Misericordia, emprende el viaje en medio de expectativas que incluyen la solicitud del fin del embargo y la posibilidad de conversar con la oposición cubana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace 17 años, Juan Pablo II pidió en la Plaza de la Revolución de La Habana: "Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba". Una frase que marcó la hoja de ruta de la apertura de la isla hacia nuevas relaciones en el ámbito internacional, afirmó la catedrática de Estudios Religiosos Ana María Bidegain.

A las primeras visitas de Juan Pablo II (1998) y Benedicto XVI (2012) a Cuba le sigue la del papa Francisco, que llega hoy a La Habana con muchas expectativas que han sumado peso a su maleta. Entre estas figuran la petición del fin del embargo económico, a propósito de la reanudación de relaciones entre La Habana y Washington; la posible reunión con el líder de la revolución Fidel Castro y el solicitado encuentro con la oposición.

Aunque la isla no estaba en principio pautada en su agenda, su viaje entrevé la necesidad del Vaticano de “seguir los buenos oficios de la Iglesia para facilitar que Cuba se abra al mundo”, dijo el sociólogo Bernardo Barranco a CNN.  Así, el legado de Francisco, en su rol mediador entre los dos Estados, le merece un honor particular, pues será el primer papa que vea una bandera de Estados Unidos ondear en la embajada de ese país en La Habana.

Como gesto de agradecimiento, el presidente de Cuba, Raúl Castro, dijo en su visita al Vaticano: “Si continúa hablando así, volveré a rezar, regresaré a la Iglesia”. El canciller Bruno Rodríguez declaró que Cuba está lista para la llegada del pontífice. “Hemos trabajado para que la visita sea memorable, una visita como la que merece el papa, por sus posiciones que concitan admiración en América Latina”.

El sustituto para los Asuntos Generales, Angelo Becciu, confirmó a Vatican Insider que el papa dedicará algunas palabras a favor del fin del embargo, lo que facilitaría las relaciones comerciales entre las dos naciones y “aumentaría los niveles de vida del pueblo cubano”, señaló Bernardo Barranco. El obstáculo para lograrlo está en el Congreso de Estados Unidos, que Francisco visitará el jueves 24.

La oposición cubana crítico que no pueda reunirse con el papa. Pero en 2012 Francisco recibió en la Santa Sede a la viuda del opositor Oswaldo Payá, y es posible que sorprenda con una reunión clandestina, señaló Vatican Insider.

Pese al tono político del viaje, los cubanos se han volcado en los preparativos: arreglaron calles y fachadas y adornaron comunidades con banderas y pancartas de “Bienvenido a Cuba”.

El secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, anunció que el papa, además, incluirá en sus discursos la integración de los inmigrantes y refugiados, y los derechos humanos.

El viaje de cuatro días lo llevará también a las ciudades de Holguín y Santiago. Luego partirá a Washington.


Washington flexibilizó restricciones comerciales
Estados Unidos anunció ayer, en vísperas de la visita papal, normas que amplían a sus ciudadanos las facilidades para viajar, hacer negocios, enviar remesas y prestar servicios de telecomunicaciones en Cuba, en otro paso hacia la relajación del embargo económico a la isla, reportó Efe.

Las medidas profundizan la flexibilización de restricciones anunciada en enero, un mes después del inicio del proceso para restablecer las relaciones entre los dos países, y entrarán en vigor el lunes.

Así, los estadounidenses podrán establecer y mantener una presencia física en Cuba, como una oficina o un almacén en los sectores periodístico, agrícola y construcción, correo y envíos postales, telecomunicaciones y empresas de viajes.

Estas medidas “están diseñadas para apoyar al sector privado cubano emergente”, dijo la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Penny Pritzker.