• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El legado del papa Francisco I sigue vivo en las "villas" de Buenos Aires

El Papa Francisco I se acomoda su ropaje formal luego de ser proclamado como el Santo Padre número 266 /EFE

El Papa Francisco I se acomoda su ropaje formal luego de ser proclamado como el Santo Padre número 266 /EFE

"El Papa estuvo y está muy presente en este barrio, pero también en los demás, y en todos los lugares más ocultos y marginales de la ciudad de Buenos Aires", explicó el padre Eduardo Drabble

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ejemplo de humildad, trabajo dedicación y cercanía con los más necesitados del papa Francisco sigue hoy más vivo que nunca en las villas de la periferia de Buenos Aires, los barrios más pobres de la capital argentina que el cardenal Jorge Bergoglio solía visitar varias veces al año.

El espíritu evangelizador de Bergoglio está presente en cada uno de los rincones del centro Padre Carlos Mugica de la Villa 31, donde el Pontífice acudía para escuchar, consolar y ayudar a los excluidos por la sociedad.

"El Papa estuvo y está muy presente en este barrio, pero también en los demás, y en todos los lugares más ocultos y marginales de la ciudad de Buenos Aires", explicó hoy en una entrevista con Efe el padre Eduardo Drabble, vicario de la parroquia Cristo Obrero a la que pertenece el centro.

"El padre Jorge, como aquí le llamábamos -prosigue-, iba a esos lugares. Donde había un curita que estaba solo o no había muchas cosas. Ahí se metía él".

El sacerdote recordó cómo el papa Francisco iba a las cárceles y a los hospitales, a aquellos sitios donde "nadie quiere estar", porque "a nadie le gusta estar al lado de las drogas, de los chicos que consumen o viendo a gente morir".

Por eso, dijo, es una persona "que no sólo nos dio ejemplo de humildad y austeridad, que es lo que le caracteriza, sino también de de ir siempre más allá, de ir a un lugar adonde nadie va y a estar con los que más lo necesitan".

"Él vino, vio, nos motivó, nos aseguró, nos entusiasmó el corazón", subrayó Drabble, quien recordó que hace cinco años el ya arzobispo Bergoglio lavó los pies a los primeros chicos de otro centro situado en la conocida como villa 21.

"Él fue el primero, y a partir de ahí las semillas siguieron dando frutos", señaló.

El legado del papa Francisco en los barrios más humildes es tan fuerte que cuando se supo que había sido elegido como sucesor de Benedicto XVI, la Villa 31 estalló en una fiesta.

"No nos lo podíamos creer, nadie se lo esperaba. La gente del barrio festejaba, salía a la calle, gritaba como cuando van a ver a River. Tiraban cohetes", explicó Drabble.

"Recuerdo -dijo- que la gente venía aquí con las fotos que tenían con él y me decían:'este es el Papa, yo conocí al Papa. Tomó mate en mi casa, la bendijo. Él me dio la comunión, la confirmación'. Era una alegría que nacía de dentro".

El sacerdote aseguró que para los argentinos este es un momento histórico, "pero no por argentinos, no es por tener a Maradona, Messi y ahora un Papa".

"El miércoles cambió el mundo, giró, tras siglos y siglos papas europeos, de repente, la Iglesia se abre un Papa latinoamericano y encima argentino. Es un viraje impresionante, un nuevo camino que busca al hombre y quiere estar ahí, escuchando que necesita", explicó.

"Parece ser que hoy -precisó- la Iglesia dice bueno, vengan, vengan a la capilla, a la parroquia, al grupo, y eso es precisamente lo que Francisco nos enseñó: salgan del edificio a la calle, vayan, busquen, salgan a pescar".

Drabble aseguró que el nuevo Papa "fue, es y será un gran maestro".

"No por nada debe haber elegido ese nombre, Francisco, la revolución del amor", subrayó.

Después de celebrar la elección de su mentor como cabeza de la Iglesia Católica, los moradores de la Villa 31 saldrán a las calles de Buenos Aires para vivir con el resto de los fieles la asunción del Santo Padre.

El lunes 18 se sumarán a la "Vigilia de los jóvenes para todos los pueblos de Dios", convocada frente a la catedral de la capital argentina, donde se espera que confluyan miles de personas.

La vigilia se extenderá hasta el inicio de la ceremonia de entronización del pontífice un día después.

"Hay una frase muy linda y muy reveladora que dice:'dime quien te llora y te diré quien eres. Ahora decimos,'dime quien te festeja y te diré quien sos'. Eso lo resume todo", concluyó Drabble.