• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Los latinos votaron por mantener esperanza del sueño americano

Los latinos conforman la minoría más grande en EEUU

Los latinos conforman la minoría más grande en EEUU

Organizaciones de hispanos aseguran que una política federal de desarrollo de infraestructura ayudaría a la economía. Empleo y reforma migratoria son los grandes anhelos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Llegó el momento de que nos atiendan”. Con estas palabras resumió vía telefónica Ben Monterroso, director de la organización Mi Familia Vota, el sentir de la comunidad latina en Estados Unidos sobre los próximos cuatro años de gestión de Barack Obama. Y es que pasados los comicios, no hay excusas para no cumplir la promesa de mantener vivo el sueño americano, una de las deudas del primer gobierno.

La mayoría de los hispanos apostó por la reelección del mandatario. Se calcula que esa minoría, la más grande desde 2000, supera los 50 millones de personas. El 6 de noviembre podían sufragar 24 millones, según investigaciones del Centro Hispano Pew. Ese día, 71% de los votantes depositó su confianza en Obama.

Eso no es un cheque en blanco; es un compromiso que se debe honrar. “Ya no sirve la excusa de que los republicanos boicotean; el Partido Demócrata debe tener un liderazgo verdadero”, explicó Óscar Chacón, director ejecutivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas.

Las demandas principales de la comunidad latina son mejoras de la economía y reforma migratoria. En el primer caso, se pide crear puestos de trabajo. El índice de desempleo fue 7,9% en octubre -12,3 millones de personas-, y 10% en la comunidad hispana.

“La economía no puede trabajar solo para los ricos, que no pagan impuestos. Hay que ver si el problema presupuestario se resuelve con recortes o con impuestos. Hay que detener el despido de maestros, profesores y policías e invertir en carreteras”, sugirió Monterroso.

“Se puede impulsar las energías alternativas. La tormenta Sandy también nos mostró otra área clave, la construcción y mantenimiento de infraestructura; allí el actor debe ser el gobierno federal”, alertó Chacón.

La reforma migratoria es más compleja y requiere de consenso. “Tiene que ser integral, amplia, humanitaria y que abra el camino a la ciudadanía”, precisó Max Sevilla, de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Designados.

“Se debe legalizar a los sin papeles; redefinir los requisitos para venir a Estados Unidos; acelerar la entrega de visas y proteger las fronteras de narcotraficantes y terroristas, no de trabajadores”, precisó Monterroso.

“Hay que comenzar los cuatro años de gobierno deteniendo las deportaciones –más de 1 millón en 4 años- y tomando medidas ejecutivas similares a la acción diferida que benefició a jóvenes que laboran en sectores como la agricultura con un permiso de trabajo”, indicó Chacón, que prefiere un paso inicial antes de apostar por una reforma integral, que depende de un acuerdo bipartito en el Congreso.

“Eso implica cambiar el sistema anual de cuotas máximas de visas por país; modificar el espíritu punitivo de la ley de 1996, sobre la que se asientan las deportaciones; reconocer que no es un tema de política doméstica y que involucra a otros Estados y no asociar migración con combate al narcotráfico y el terrorismo como se hace desde el 11 de septiembre de 2001”, expresó.