• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Más de 100 intoxicados por alucinógenos en festival electrónico en Colombia

SummerLand Cartagena 2014, el festival de música electrónica más importante de Colombia, comenzó el domingo y finalizó este lunes, periodo durante el cual actuaron grupos nacionales y extranjeros exponentes de este tipo de música

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de cien personas resultaron intoxicadas por consumir sustancias alucinógenas, como el LSD, y cuatro más resultaron levemente heridas por fuegos artificiales en un festival de música electrónica de la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, informaron hoy fuentes gubernamentales.

La secretaria del Interior de Cartagena, María Elena Vélez, dijo a periodistas que en los sitios médicos que se dispusieron para atender eventuales emergencias "se registraron más de cien personas que fueron atendidas por el consumo de sustancias alucinógenas o por la combinación de bebidas con pastillas".

SummerLand Cartagena 2014, el festival de música electrónica más importante de Colombia, comenzó el domingo y finalizó este lunes, periodo durante el cual actuaron grupos nacionales y extranjeros exponentes de este tipo de música.

Vélez señaló, además, que en el cierre del evento hubo cuatro heridos leves por cuenta de espectáculos pirotécnicos.

En este sentido, explicó que al lado de la tarima central se instalaron dos sistemas que botaban fuegos artificiales y "uno de los fuegos se desvió y se empezó a quemar la estructura, por lo que cuatro personas resultaron con heridas leves al caerles algunas chispas".

Además, dijo que uno de los problemas más graves con las personas que consumieron sustancias alucinógenas fue que se pusieron violentas y hubo que controlarlas.

En declaraciones a un medio local, Vélez detalló que "las mismas personas, al momento de acudir a los puntos de atención que se habían dispuesto, porque ya no aguantaban los efectos del alucinógeno, dijeron que habían consumido una sustancia llamada LSD, que vendían camuflada en cajitas de chicles y que los alteraban a tal punto que a algunos tocaba hasta amarrarlos".