• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

20 inspectores de armas químicas iniciarán el martes su trabajo en Siria

Un inspector de armas de la ONU recoge muestras durante sus investigaciones en Damasco sobre la utilización de sarín en la localidad / EFE

Inspectores de armas químicas de la ONU / EFE

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas aseguraron que los inspectores mantendrán contacto con altos cargos políticos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) informó este domingo que a partir del próximo martes 1 de octubre, un grupo de veinte inspectores del organismo iniciará las tareas de verificación de los datos aportados por Siria en cuanto a su arsenal químico.

Fuentes de la OPAQ indicaron hoy que "el grupo de inspectores partirá mañana, pero hasta el martes no iniciarán su trabajo" en el país árabe, y "ese mismo día mantendrán contactos con altos cargos políticos" de Siria.

A partir de ahí expertos de la OPAQ partirán con otro equipo más numeroso para proceder a la destrucción de las instalaciones de producción y de mezcla de sustancias para fabricar armas químicas, dijeron las fuentes.

De acuerdo con los plazos acordados por la ONU, las instalaciones tienen que estar destruidas para el primero de noviembre, mientras que la destrucción de las armas en sí mismas se tendrán que eliminar, con ayuda de unidades móviles, en la primera mitad de 2014.

La OPAQ, según las fuentes, se mostró hoy "confiada" en poder cumplir con esos plazos, cuyas fechas le exigirán una rapidez con la que hasta ahora nunca se habían enfrentado.

"Es una situación sin precedentes, por motivos de seguridad y por su rapidez, pero nos hemos preparado bien y no hay motivo en este estadio para pensar que no podremos hacerlo", reconoció el organismo.

Es la primera vez que los expertos de la OPAQ actúan en un contexto de guerra civil.

Siria su sumará a la Convención de Prohibición de Armas Químicas el próximo 14 de octubre, tras lo cual será responsable de garantizar la seguridad de los investigadores de la ONU y de cubrir los costes de destrucción del arsenal.