• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Un homenaje a Mandela abre la cumbre franco-africana de París

Nelson Mandela falleció a los 95 años de edad | Archivo

Nelson Mandela falleció a los 95 años de edad | Archivo

El homenaje terminó con un mensaje que había pronunciado el propio Mandela, en el que denunciaba que el apartheid había sido un "crimen contra la humanidad" y con un minuto de silencio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un homenaje al fallecido expresidente surafricano Nelson Mandela marcó la apertura de la cumbre franco-africana, presidida por el jefe del Estado francés, François Hollande, que insistió que el mensaje del líder de la lucha contra el apartheid "seguirá viviendo".

Mandela "seguirá siendo la referencia para los que luchan contra el racismo, las discriminaciones y las injusticias. Será siempre la figura para los pueblos que luchan por su emancipación", declaró Hollande en un discurso ante los alrededor de cuarenta jefes de Estado y de Gobierno que participan en esta cumbre de dos días, centrada en la seguridad y la paz en África.

Insistió en que "Nelson Mandela cambió mucho más que Sudáfrica" con una biografía marcada por sus 27 años de cárcel por combatir el apartheid, al término de los cuales "tendió la mano a sus opresores, construyó una democracia e hizo de Sudáfrica una potencia, pero una potencia al servicio de la paz".

"Mandela es un ejemplo de resistencia frente a la opresión, de libertad frente a la injusticia, de dignidad frente a la humillación, (...) de perdón frente al odio (...) de inteligencia", dijo Hollande, quien subrayó que "si se ha convertido en un héroe planetario es porque era profundamente humano y profundamente bueno", pero también "sencillo" y "modesto".

"Hoy Nelson Mandela será el que presida los trabajos de esta cumbre", terminó el presidente francés, antes de dar la palabra a la ministra sudafricana de Exteriores, Maite Nkoana-Mashabane, y a Gloria Bongekile, la esposa del jefe del Estado sudafricano, Jacob Zuma.

Nkoana-Mashabane hizo hincapié en que a Mandela no le hubiera gustado que le recordaran con pesar por su falta, sino haciendo vivos sus ideales, y a ese respecto, señaló que "África todavía no ha logrado su libertad total", puesto que tiene que librarse de las guerras, la miseria o las desigualdades y abogó por "encontrar soluciones africanas para los problemas africanos".

Igualmente consideró que Sudáfrica no podrá ser realmente libre y estar en paz si sus vecinos no son libres y viven en paz igualmente.

La esposa de Jacob Zuma calificó a Mandela como "uno de los mejores hijos de África, de los mejores que han existido", hasta el punto de sobrepasar "las fronteras del continente para convertirse en un icono mundial".

"Nos enseñó que los seres humanos son iguales y que la humanidad es indivisible", destacó la mujer del presidente de Sudáfrica.

El homenaje terminó con un mensaje que había pronunciado el propio Mandela, en el que denunciaba que el apartheid había sido un "crimen contra la humanidad" y con un minuto de silencio.