• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Siete heridos por la caída de dos rayos en Mar del Plata

Según fuentes municipales, ninguno de los heridos, que fueron trasladados a un hospital de la localidad, reviste gravedad, y la mayoría están siendo dados de alta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Siete personas resultaron hoy con heridas leves por la caída de dos rayos en dos balnearios de la ciudad argentina de Mar del Plata, uno de los centros turísticos más conocidos de la costa bonaerense, informaron fuentes oficiales.

El siniestro ocurrió cuando los rayos descargaron sobre los balnearios de Waikiki y Alfar, en este último concretamente en un aparcamiento al que las personas que se encontraban en la playa acudieron para refugiarse en los coches de la fuerte tormenta.

Según fuentes municipales, ninguno de los heridos, que fueron trasladados a un hospital de la localidad, reviste gravedad, y la mayoría están siendo dados de alta.

En declaraciones a los medios, el alcalde de Mar del Plata, Gustavo Pulti, aseguró que los heridos, entre ellos dos menores de edad, recibieron el impacto de la onda expansiva, "por lo que no tuvieron heridas de gravedad y sólo sintieron adormecimiento de extremidades y crisis nerviosa".

Uno de los salvavidas de la playa de Alfar describió que el rayo cayó como "a un metro de un grupo de personas, justo cuando estábamos sacando a la gente porque podía venir una tormenta eléctrica".

"Rotó el viento de golpe, se puso sur y vino toda la tormenta de golpe", precisó.

El pasado día 9, otro rayo fue el causante de la muerte de cuatro personas, dos de ellos menores de edad, en Villa Gesell, otro conocido balneario de la costa bonaerense.

No es la primera vez que la actividad eléctrica atmosférica mata y hiere en las costas argentinas.

En enero de 2012, una mujer falleció tras recibir el impacto de un rayo mientras se encontraba en la playa sureña de Puerto Madryn junto a su esposo.

Hace 14 años, dos chicos también murieron por rayos en la localidad de Mar del Plata, cuando se encontraban en el agua durante una tormenta eléctrica.