• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La gente enloquece por Clinton... Bill Clinton

Bill Clinton habló en Fort Wayne el domingo / @newssentinel

Bill Clinton habló en Fort Wayne el domingo / @newssentinel

Con su capital político y popularidad, el ex presidente ha hecho que más personas apoyen a su esposa Hillary en el camino a la Casa Blanca

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es una tarde lluviosa en una calle de Fort Wayne, Indiana, y algunos estadounidenses llevan un letrero que dice que los Clinton deben ir presos. Alegan que su lugar es la cárcel por los crímenes que han cometido.

Se puede creer que es el desencanto quien habla y lo que los lleva al partido republicano, pero no es así. Uno de los manifestantes, que se identificó simplemente como Dick asegura: "Ellos al igual que toda la clase dominante, los Bush, son ladrones, corruptos y asesinos, todos son iguales".

Pero cerca del lugar, dentro del centro comunitario donde se realiza un evento del partido Demócrata el ambiente es de fiesta. Un camarografo que cubre el evento asegura que esa percepción aumenta cada día que Clinton triunfa y se acerca a lograr la nominación de Hillary. Las aproximadamente 500 personas presentes estaban por Hillary... y por supuesto por Bill.

La gente baila, la multitud es variopinta, hay blancos y pocos negros, algunos son milenials, aunque en su mayoría el público pasa los 40 años de edad.

Una banda musical ameniza el evento. Son seis afroamericanos que cantan éxitos del momento y otras canciones del pasado. Por momentos la vocalista desafina, pero al emocionado público parece no importarle, solo esperan la llegada de Bill Clinton. Los padres bailan con sus hijos, se sientan y dan por descontada la victoria.

James Clark un joven afroamericano afirma que votará demócrata, aunque aun no tiene claro a quién apoyar en las primarias. "Solo vine a ver a Bill", asegura. Sin duda alguna el ex presidente sigue siendo muy popular.

Dentro de la multitud destaca Jenna una mujer cercana a los 30 años de edad que junto a su madre, Louise están en el lugar porque apoyan a Clinton en vista de que apoya la reforma de inmigración y se opone a la deportación, además también quieren ver a Bill Clinton."Es una pena que niños y bebés pierdan la vida buscando entrar a Estados Unidos, y que familias sean separadas. Aunque sean ilegales deben seguir en Estados Unidos, esta nación se hizo grande porque todos vinieron con un sueño y con ganas de trabajar", afirma mientras suena de fondo la música de Juanes, algo raro pues no parece haber muchos latinos en Fort Wayne.

Entre los niños que asisten al evento, hay uno de 12 años que convenció a su madre guatemalteca de que fuera al mitin y, para más detalle, le sirve de intérprete a la tímida señora que no habla inglés. Él por el contrario no teme decir lo que piensa: "Me gusta Hillary porque dice que no va a deportar o separar familias y Trump sí".

A pocos pasos, tres jóvenes milenials hablaban y ríen. La primera de ellas, Savannah, dice que está ahí porque la candidata es la mejor opción para Estados Unidos, la otra calla y no dice a quién prefiere, pero se identifica como demócrata. Con cierta complicidad las dos chicas señalan a su amigo Taylor, el tercero del grupo. Con tono de
entre acusación y tremendura señalan que el no apoya a los demócratas, que es un republicano.

Taylor mas serio no solo se confiesa como republicano también indica que es seguidor de Trump, quien cree que es la mejor opción para su país: "Trump no es racista solo busca llamar la atención, pero se moderará, además dice todos lo que los demás no se atreven, y trabajará para volver las cosas a donde deben".

Pero, ¿No es raro ser un seguidor de Trump en este mitin?. Taylor contesta: "Vine a acompañar a mis amigas y deseo ver a Bill Clinton".

El sonido interno anuncia al ex presidente, el público lo aclama exultante. Hillary lidera la campaña, pero su esposo sigue siendo más popular que ella, y aunque en ocasiones pudo haber sido un gran dolor de cabeza para la candidata, hoy es un gran motor en su camino para llegar a la Casa Blanca.