• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cuba apuesta al comercio global con Mariel

 El puerto fue punto de partida de un éxodo de 125.000 cubanos hacia Estados Unidos en 1980 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mariel todavía es un poblado pequeño, polvoriento, de casas pintadas de colores desgastados por el tiempo. Al fondo, el mar Caribe lo domina todo. Allí se encuentra el puerto del mismo nombre, recordado como punto de partida de un éxodo de 125.000 cubanos hacia Estados Unidos en 1980 y que ahora el gobierno de Cuba decidió modernizar con la creación de una Zona Especial de Desarrollo, financiada con capital brasileño, para atraer la inversión extranjera y aprovechar la ampliación del Canal de Panamá, proyecto previsto para ser finalizado en 2015.

“En la Zona de desarrollo que tendrá una extensión de 465.4 Km² se fomentará y protegerá a las empresas, proyectos industriales, agropecuarios, metalmecánicos, turísticos y todo tipo de actividades permitidas por las leyes cubanas, que utilicen tecnologías limpias y produzcan bienes y servicios de valor agregado basado en el conocimiento y la innovación”, se afirma en la página oficial del Estado www.zedmariel.com. La apuesta cubana para atraer al capital extranjero se dará gracias a la inversión de 900 millones de dólares, monto financiado en dos terceras partes por Brasil.

Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas en la Universidad de Florida, señaló que las autoridades de la isla esperan que Mariel pase a ser una zona portuaria con nueva infraestructura para el comercio internacional. “El Decreto-Ley 313 que crea la ZEDM establece que se trata de incrementar la exportación, sustituir importaciones, desarrollar proyectos de alta tecnología y generar nuevas fuentes de empleo”, explicó.

De este modo se buscará potenciar, en primer lugar, la exploración y extracción de petróleo en aguas profundas para convertirse en un centro procesador de crudo debido a  la ubicación geográfica en la que se encuentra la isla, situada en el centro de las cuencas del Golfo de México y el Mar Caribe, donde se produce 49% de la producción de petróleo crudo y se concentra 59% de la capacidad de refinación del hemisferio, de cara al mayor consumidor e importador petrolero del mundo que es Estados Unidos. En segundo lugar, Mariel buscará desarrollar parques industriales de alta tecnología para la producción de bienes y servicios para su exportación; y en tercer lugar, convertirse en centro de almacenamiento y distribución de contenedores.

Andy Gómez, vicerrector de la Universidad de Miami, señaló que la creación del área muestra que la economía de Cuba está empezando a buscar apoyo extranjero para mejorar su situación. “Es una apertura hasta un punto, tal vez económica, pero buscarán mantener el control político ya que abrir la economía, a largo plazo podría traer como consecuencia la perdida de ese poder”, señaló Gómez.

Duany dijo que a juzgar por la Feria Internacional que se llevó a cabo en La Habana, del 3 al 9 de noviembre de 2013, el interés de los inversionistas pareció alto ya que un buen número de ellos –especialmente brasileños, chinos y rusos—están interesados en aprovecharse de las exenciones contributivas dispuestas por ley en Cuba. Gómez que considera que aunque Estados Unidos, por su ubicación, podría ser potencialmente el inversionista más importante las circunstancias políticas harán que Cuba busque preferiblemente capital europeo, chino y de América Latina.

Seguir el ejemplo que Pekín dio. El gobierno de Cuba aseguró que las empresas extranjeras tendrán en la ZEDM mejores condiciones que en el resto del país y para ello establecerá regímenes tributarios, laborales, aduaneros, monetarios y bancarios de carácter especial.

El régimen especial de relaciones laborales resulta similar al implantado en China por Deng Xiao Ping a finales de los años setenta, quien puso en marcha la conversión interna del país asiático y la instauración de la política de un país, dos sistemas, una simbiosis de socialismo y capitalismo. El trabajador será remunerado de acuerdo con su producción y por la calidad de la misma. No se descarta, incluso, que se paguen sueldos más altos y en moneda extranjera.

Gómez considera que en la práctica las semejanzas no perdurarán porque son culturas muy distintas. “En Cuba no ha habido la misma disciplina que en China”, concluyó.

Los inversionistas podrán operar en la zona mediante la figura de concesión administrativa, título habilitante por el que se otorga a determinada persona, temporalmente, la gestión de un servicio público, la realización de una obra pública o la explotación de un bien de dominio público; o en calidad de usuarios para actividades de naturaleza productiva, comercial o de servicios.

Se prevé que este mes los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Brasil, Dilma Rousseff, inauguren la primera fase de la terminal, que cuenta con un muelle de 700 metros diseñado para acoger buques de mercancías de gran calado y capacidad de carga post-panamax, barcos que podrán también acceder por el Canal de Panamá ampliado.

Nuevo Puerto. Ante la imposibilidad de ampliar el puerto de la Bahía de La Habana que era el principal terminal marítimo, fue remodelado en 2009 el puerto de Mariel, ubicado a 45 kilómetros al oeste de la capital. Esta reestructuración no significó una mejora inmediata de la economía en la isla que obtiene su mayor ingreso de turismo y la exportación de servicios como los contratos de médicos en el extranjero.

Para Duany, las posibilidades de éxito de la zona dependen de varios factores imponderables: “Los inversionistas extranjeros podrían preocuparse por el impacto de la anunciada eliminación del sistema de doble moneda en Cuba, que probablemente producirá una inflación de precios. También, existe un alto grado de desconfianza e incertidumbre por la falta de garantías históricas para el capital extranjero en Cuba, en vista de las expropiaciones masivas de empresas privadas en las últimas cinco décadas, así como del precario estado de la economía cubana desde 1989”.

Gómez considera que los principales problema que se le presentarán al Estado son lograr la apertura económica sin  perder el control político y garantizar a los inversionistas seguridad en su apuesta.

Duany mencionó también que la persistencia del embargo de Estados Unidos a Cuba podría  limitar seriamente el potencial del Mariel como puerto de trasbordo para los grandes contenedores que atravesarán el Canal de Panamá a partir de su expansión.

Beneficiados. Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior de Cuba, aseguró: “Vamos a trabajar para que la zona especial funcione, para que los inversionistas extranjeros puedan hacer negocios beneficiosos. A pesar del bloqueo, los inversionistas van a seguir viniendo”.

En cuanto a quién será el principal beneficiado de la inversión extranjera que pueda atraer la ZEDM, Duany consideró que será el gobierno de Cuba ya que seguirá sirviendo de intermediario entre los empresarios privados y los trabajadores locales, pagándoles en pesos cubanos, mientras recibe el grueso de los pagos en dólares.

“Mundialmente esta zona no creo que impacte, internamente a corto plazo los cubanos que trabajen allí quizás ganen 10$ más del salario de 20$ que en promedio ganan al mes, pero seguirán viviendo en miseria”, señaló Gómez.

LA DEPENDENCIA A VENEZUELA

La exploración petrolera en Cuba se intentó en las aguas ubicadas en la Zona Económica Exclusiva, situada al norte de la isla y con una extensión de 112.000 km cuadrados. Al no encontrar petróleo en esa área la oportunidad que esperan aprovechar con Mariel es convertirse en un centro de refinamiento, lo que dependerá del financiamiento que pueda dar su principal socio económico: Venezuela.

El gobierno de Cuba buscará crear una base de almacenamiento en Mariel, además de reanimar el puerto de supertanqueros en Matanzas, el oleoducto que comunica los puertos de Matanzas y Cienfuegos, y la ampliación de la refinería de Cienfuegos, donde se espera que la capacidad de procesamiento aumente de 65.000 a 150.000 barriles diarios.

UN FUTURO POCO ALENTADOR

La principal duda sobre el destino de Mariel está en conocer quiénes y bajo qué condiciones pondrán sus inversiones en la ZEDM, señaló el escritor cubano Leonardo Padura en una nota publicada en su blog. “Mucho se ha hablado respecto de la necesidad de que el gobierno cubano declare al fin si modifica sus relaciones legales con el capital extranjero. Ya en julio de 2012 se hizo el anuncio oficial de que para fines de aquel año entraría en vigor una nueva ley de inversiones, que vendría a sustituir el instrumento legal aprobado en 1995 (Ley 77). Pero la expectativa creada aún no ha tenido respuesta definitiva, mientras en la realidad lo que ha ido ocurriendo es que a mediados de 2013 operaban en la isla 190 negocios de capital mixto entre el gobierno y entidades privadas extranjeras, lo que equivale a la mitad de los que hubo en 2000”, explica.

Padura  indica que si la prometida nueva ley de inversión extranjera  no se aprueba de modo que pueda atraer al capital extranjero, el destino de la ZEDM resulta poco alentador.