• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

“Estamos aquí para evitar que el horror que vivimos se repita”

Vista de las vías de ferrocarril en el ex campo de concentración nazi Auschwitz-Birkenau en Oswiecim, Polonia/ AFP

Vista de las vías de ferrocarril en el ex campo de concentración nazi Auschwitz-Birkenau en Oswiecim, Polonia/ AFP

Cerca de 100 supervivientes hicieron una ofrenda floral y encendieron velas en el muro de la muerte. “Auschwitz es un grito de dolor que, en ese gran sufrimiento, está pidiendo un futuro de respeto”, dijo el papa Francisco

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Estamos aquí para evitar que el horror que vivimos se repita. Esa es nuestra lucha y lo que nos mantiene en pie”, dijo la judía estadounidense de origen polaco Celina Biniaz, una de las afortunadas salvadas por el empresario Oscar Schindler.

Cada año son menos los sobrevivientes, esta vez fueron cerca de 100 supervivientes de campos de concentración nazis los que hicieron una ofrenda floral y encendieron velas en el muro de la muerte de Auschwitz, donde honraron la memoria de familiares, amigos y compañeros fallecidos en un acto con el que inició la conmemoración del 70 aniversario de la liberación del campo.

“La muerte y el sufrimiento a niveles inimaginables”, dijo con profunda tristeza el judío alemán Leon Schwarzbaum, de 94 años de edad, a lo que vivió en el campo de exterminio. Schwarzbaum fue confinado en Auschwitz en 1943 y permaneció en el campo hasta el 26 de enero de 1945.

“Veía a la gente apelotonada en los camiones, llorando, suplicando, pidiendo ayuda a Dios porque eran conscientes de que iban camino de la muerte. Esaa visión no me ha abandonado nunca”, relató el exprisionero, quien reconoció que desde entonces dejó de creer en Dios.

Los sobrevivientes estuvieron acompañados del presidente de Polonia, Bronislaw Komorowski. El campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau se ubica en el pueblo polaco de Oswiecim, a unos 45 kilómetros de Cracovia.

La comitiva entró al campo a través de la puerta en la que figura la famosa inscripción alemana “Arbeit macht frei” (“El trabajo libera”) y caminaron en silencio hasta llegar al bloque 11 y al muro de la muerte.

Algunos de los exprisioneros, polacos en su mayoría, portaban las pañoletas de rayas blancas y azules, y varios vestían el uniforme rayado que las autoridades nazis entregaban a los presos al llegar al campo.

El muro de la muerte se ubica en el patio del bloque 11 y a partir del otoño de 1941 fue el escenario de fusilamientos masivos de prisioneros por parte de las temibles SS.

El muro fue desmantelado por los alemanes en febrero de 1944 y en la actualidad su lugar lo ocupa una réplica.

El avance soviético desde el este obligó a los nazis a retirarse hacia Alemania, y se llevaron muchos prisioneros para matarlos por el camino. Pero varios miles quedaron atrás, entre ellos los niños y prisioneros que agonizaban.

En la ceremonia participaron representantes de más de 40 países y varios presidentes europeos, como el francés François Holande, el alemán Joachin Gauk, el ucraniano Petr Poroshenko. El gran ausente fue el presidente ruso Vladímir Putin.

No olviden. En Berlín el presidente alemán, Joachim Gauck, apremió a sus compatriotas a no pretender olvidar el Holocausto, ya que dijo no puede aplicársele ningún tipo de ley de punto final, al tiempo que recordaba la responsabilidad de Alemania de brindar protección y respeto a los perseguidos.

“No hay una identidad alemana sin Auschwitz”, dijo el jefe de Estado ante la cámara baja del Parlamento.

Recordó que Auschwitz sintetiza el horror industrializado del Tercer Reich y que, por encima de sus dimensiones monstruosas, ni siquiera fue el único lugar donde se ejecutó el Holocausto. En todo el del Tercer Reich se extendieron otros lugares parecidos, como Treblinka, Sobibor o Dachau, cuyos nombres representaron horror, sufrimiento y muerte para millones de víctimas.

A las generaciones futuras les corresponde mantener viva esa memoria, e impedir el olvido de los crímenes de lesa humanidad, dijo.

A su vez, el papa Francisco afirmó: “Auschwitz es un grito de dolor, que en ese gran sufrimiento está pidiendo un futuro de respeto, de paz y de encuentro entre los pueblos”.

El dato

Comparación. El presidente de la República Checa, Milos Zeman, apeló al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a adoptar una decisión para hacer frente común al terrorismo vinculado al islamismo radical, que equiparó al régimen de Adolf Hitler. “Contra los terroristas se lucha”, dijo Zeman durante el IV Foro Internacional del Holocausto que se celebra en Praga, en un momento en que los judíos europeos se sienten amenazados por el antisemitismo y el islamismo radical.

Precisó que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad deberían destinar una fuerza contra el Estado Islámico, que supone una amenaza de holocausto para cientos de millones de personas.