• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Los escándalos de corrupción abonan el terreno a Podemos

Mariano Rajoy / Foto: AFP

Mariano Rajoy / Foto: AFP

La firma Barclays señaló el avance del movimiento de izquierda radical como uno de los riesgos para la economía española en 2015 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los escándalos de corrupción siguen enlodando al Partido Popular, que rige España desde 2011, y abonando el terreno para que formaciones políticas emergentes como Podemos, considerado un movimiento de izquierda radical y vinculado al gobierno de Venezuela, avancen en las preferencias de los votantes.

Podemos ya tuvo una primera incursión exitosa en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo, al ser el cuarto partido con más sufragios (8%) y obtener 5 diputados. Pero las encuestas más recientes lo igualan con el PP y lo colocan muy por encima del Partido Socialista Obrero Español, hasta ahora la principal fuerza de oposición.

“Se lo estamos dando todo hecho a Podemos”, admitió Esperanza Aguirre, presidente del PP en Madrid. La dirigente afirmó que se sentía avergonzada por los casos de corrupción que han surgido y “en gran parte responsable” por haber nombrado a algunos de los involucrados, razón por la cual pidió perdón a los españoles.

El banco de inversión Barclays señaló en su último informe sobre la economía de España –publicado la semana pasada– que la recuperación experimentada en 2014 (prevé un crecimiento de 1,3%) seguirá durante 2015 (alza de 1,8%), pero advirtió que enfrentará riesgos provenientes principalmente de la política.

Barclays hizo referencia a las elecciones catalanas de mayo, donde los movimientos independentistas lideran los sondeos, y a los comicios generales de noviembre. “El sólido comportamiento del partido de extrema izquierda Podemos en las elecciones europeas de este año podría dificultar la formación de un gobierno”, advirtió.

Por todas partes. La semana pasada estuvo llena de noticias sobre casos de corrupción que involucran a dirigentes del Partido Popular. El viernes, el juez Eloy Velasco envió a prisión a Francisco Granados, ex consejero de la Comunidad de Madrid (2003-2011) y ex secretario general del PP en la capital española.

Granados y el empresario David Marjaliza –su amigo de juventud– son los principales acusados por la llamada Operación Púnica, una red que facilitó la adjudicación de contratos de servicios públicos (de la Comunidad de Madrid y otras entidades) a un grupo de compañías a cambio de comisiones ilegales.

También el viernes, el Concejo Municipal de Alicante aprobó una moción que impide a los partidos políticos presentar en sus listas a personas investigadas por corrupción. Eso afecta directamente a la alcaldesa Sonia Castedo, imputada de cinco delitos en dos causas judiciales, y otros concejales del Partido Popular.

Estos dos casos están lejos de ser los únicos. Otro escándalo destapado recientemente es el de las “tarjetas negras” que Caja Madrid entregó a funcionarios y políticos de todos los partidos, que cubrieron gastos millonarios. Entre los implicados está Rodrigo Rato, ex vicepresidente del gobierno con el PP.

En 2013 surgió el caso de Luis Bárcenas, ex tesorero del Partido Popular que denunció la existencia en esa organización política de una contabilidad oculta que se alimentaba con donaciones de empresas y servía para pagar sobresueldos a los dirigentes, incluido el presidente Mariano Rajoy.

Más antiguo es el caso Gürtel, una investigación sobre corrupción vinculada al PP que se inició en 2009 y en la cual han sido imputadas 187 personas, entre ellas 74 políticos. El empresario Francisco Correa es señalado como el principal implicado en la trama, que provocó la renuncia de cuatro alcaldes del partido gobernante.