• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Obama sigue teniendo fe en el general Allen

El presidente de EEUU, Barack Obama

El presidente de EEUU, Barack Obama

El portavoz de la Casa Blanca señaló que elpresidente valora el trabajo del general y confía en él para que continúe comandando las tropas en Afganistán, mientras es investigado por el Departamento de Defensa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de EE UU, Barack Obama, mantiene su confianza en el general John Allen, quien está siendo investigado por su supuesto vínculo con una de las mujeres implicadas en el escándalo amoroso que llevó a dimitir al ex director de la CIA, el general retirado David Petraeus.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, señaló que Obama valora el trabajo del general y "tiene fe" para que continúe comandando las tropas en Afganistán, mientras está siendo investigado por el Departamento de Defensa.

Allen está siendo investigado por supuestas "comunicaciones inapropiadas" con Jill Kelley, quien denunció al FBI haber recibido correos amenazantes de la mujer con la que Petraeus tuvo un "affaire", Paula Broadwell.

Carney señaló que el presidente tiene un "alto concepto" del general Allen y en su trabajo en Afganistán, donde ejerce como comandante de las tropas aliadas en Afganistán (ISAF).

Estaba previsto que el general Allen compareciera el jueves en una audiencia en el Senado para discutir su postulación como comandante aliado supremo en Europa, pero el presidente Obama anunció esta mañana que quedaba en suspenso pendiente de esta investigación.

El general Allen, del Cuerpo de Infantería de Marina, y de 58 años de edad, asumió en julio de 2011 el mando de las fuerzas de Estados Unidos y de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán, como sucesor del general David Petraeus.

El presidente Obama había aceptado la recomendación del jefe del Pentágono, Leon Panetta, postulando a Allen como comandante aliado supremo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a partir de comienzos de 2013.

Cuando Obama anunció su nominación el pasado octubre aseguró que confiaba "personalmente" en su consejo y bajo su mando se habían logrado "importantes avances" para derrotar al grupo terrorista Al Qaeda y restaurar la seguridad en Afganistán.