• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Denuncian narcotráfico en la Embajada de Venezuela

Dwight Sagaray es el principal acusado por el homicidio y tiene libertad bajo fianza / Archivo EFE

Dwight Sagaray es el principal acusado por el homicidio y tiene libertad bajo fianza / Archivo EFE

Un testigo del caso declaró que la legación usaba la valija diplomática para contrabandear drogas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La acusación sobre narcotráfico en la Embajada de Venezuela en Kenia volvió a surgir en la continuación del juicio por el asesinato de la embajadora Olga Fonseca, ocurrido en julio de 2012.

"Sé que la embajada utilizaba la valija diplomática para el tráfico de drogas", declaró el ex conductor de la legación venezolana, Kevin Lameck, ante el tribunal de Nairobi que lleva el caso.

Lameck hizo las declaraciones al responder a las preguntas del abogado defensor de Dwight Sagaray, que desempeñaba el puesto de primer secretario de la embajada y es el principal acusado por el homicidio.

La valija diplomática es un servicio de correo especial que no se encuentra sujeto a las restricciones aduaneras. La vinculación del caso con el narcotráfico es una de las hipótesis que ha manejado desde el principio de la investigación.

Las autoridades de Venezuela han rechazado las versiones que relacionan el asesinato de Fonseca con el tráfico de drogas y han manejado la hipótesis de problemas laborales internos de la embajada.

La diplomática fue hallada estrangulada en su domicilio en Nairobi el 26 de julio de 2012, 15 días después de llegar a Kenia para encargarse de la legación. Fue amarrada con un cable en el cuello, que fue apretado con un alicate hasta causarle la muerte.

La justicia ha acusado a siete personas por el caso, entre ellos Sagaray, que fue liberado bajo fianza pero tiene prohibido salir de Kenia. Todos los inculpados han negado los cargos. El juicio continuará el 2 de abril de 2014.

Varias hipótesis

En la investigación del asesinato de Olga Fonseca han surgido varias hipótesis. Una apunta a la averiguación de las irregularidades en la gestión de la exembajadora María Jacqueline Mendoza y el ex encargado de negocios, Gerardo Carrillo Silva.

Otra versión señala que Fonseca pidió que se detuviera el envío de la valija diplomática por las sospechas de que era usada para actividades ilícitas, como el tráfico de drogas y el contrabando de piedras preciosas.

Fuentes de la Cancillería de Venezuela agregaron que la embajadora iba a cambiar a todo el personal y que el día que la asesinaron, Sagaray recibió en su correo electrónico la notificación del cese de funciones.

Los expedientes revelan que muchos trabajadores de la legación desconocían la autoridad de Fonseca.