• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

¿Quién dirigirá la Iglesia hasta que se elija otro papa?

Desde la iaquierda, Timothy Dolan (Estados Unidos), João Braz de Avis (Brasil) y Luis Tagle (Filipinas) están en la lista ‘papable’ / El Nuevo Día / Puerto Rico / GDA

Desde la iaquierda, Timothy Dolan (Estados Unidos), João Braz de Avis (Brasil) y Luis Tagle (Filipinas) están en la lista ‘papable’ / El Nuevo Día / Puerto Rico / GDA

El cardenal camarlengo, el salesiano Tarcisio Bertone, estará en forma interina al frente de la Santa Sede; nombrado en 2006, jamás fue aceptado en la Curia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tras la inesperada renuncia del Papa, el próximo 28 de febrero, el denominado trono de Pedro será ocupado interinamente por el cardenal Tarcisio Bertone, un nombre poco popular en los pasillos del Vaticano pese a haber sido designado en 2006 por el propio Benedicto XVI como secretario de Estado. Este salesiano, que visitó la Argentina en 2005 y 2007 y se convirtió en crítico acérrimo de "El Código Da Vinci", jamás fue aceptado en la Curia por ser un outsider, y no un diplomático de carrera.

Cuando el papa muere o renuncia, la Iglesia queda acéfala. Comienza entonces un período de sede vacante, llamado "interregnum" (un concepto romano antiguo que significa "entre el reino"), durante el cual toma el timón de la Santa Sede en forma interina el cardenal camarlengo, cargo que ocupa actualmente el salesiano Tarcisio Bertone.

Sus poderes, sin embargo, se limitarán a tramitar los asuntos pendientes y organizar el cónclave encargado de elegir al sucesor. Otras funciones le están expresamente vedadas, según consta en la carta apostólica "Universis Dominici Gregis" (1996), en donde el fallecido Juan Pablo II actualizó las disposiciones vaticanas que regulan el "interregnum" y el procedimiento de elección papal.

¿Un hombre decisivo?

Piamontés, nacido el 2 de diciembre de 1934 en Romano Canavese, cerca de Turín, quinto de ocho hijos, Bertone fue ordenado sacerdote en 1960. Estudió Teología y Derecho Canónico -enseñó Teología Moral y Derecho Público Eclesiástico, entre otras materias- y en 1989 fue electo rector magnífico de la Universidad Salesiana. En 1991, Juan Pablo II lo designó arzobispo de Vercelli, y tras nombrarlo arzobispo de Génova en diciembre de 2002, lo creó cardenal en el consistorio de octubre de 2003.

Antes de convertirse en arzobispo de Génova en diciembre de 2002, Bertone fue durante siete años -de junio de 1995 a diciembre de 2002- secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Se convirtió, así, en el hombre de confianza y segundo del cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto de ese importantísimo dicasterio, responsable de promover y defender la ortodoxia doctrinaria.

Bertone, un prelado muy simpático, querido por los fieles, tifoso del Juventus, famoso por comentar por radio partidos de fútbol, pero sobre todo un hombre de suma confianza del papa Ratzinger, pasó así a detentar en 2006 un puesto clave, el más importante de la Santa Sede detrás del Sumo Pontífice. Salesiano sin experiencia diplomática -para muchos, su verdadero talón de Aquiles-, tomó el timón del servicio diplomático de la Santa Sede y ejerció desde allí una enorme influencia a la hora de las decisiones políticas y de los nombramientos del Vaticano.
La voz contra Dan Brown

De carácter muy jovial, la figura de Bertone apareció muchas veces en los diarios, en los últimos años, al criticar con dureza "El Código Da Vinci", de Dan Brown, uno de los libros más vendidos del mundo. Así se convirtió en el primer alto prelado de la Iglesia Católica en lanzarse en una cruzada en su contra.

Si bien evitó identificar la posición de la Santa Sede con un boicot, desaconsejó claramente su lectura, al definirla como "una novela intencionadamente anticristiana".