• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El director del OIEA apoya el vertido regulado de agua de Fukushima al mar

El primer ministro Abe descubrió que su nombre fue mal escrito en la etiqueta de su traje de protección, durante su visita a Fukushima | AP

Fukushima | AP

El Gobierno del primer ministro Shinzo Abe planea reactivar pronto reactores se ha comprometido a impulsar la reactivación de aquellas centrales que cumplan estas regulaciones, pese a que gran parte de la opinión pública nipona parece estar en contra de la decisión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, apoyó hoy la opción de realizar un "vertido controlado" al mar del agua radiactiva que se almacena en la accidentada central nuclear de Fukushima.

"Verter el agua después de tratarla cuidadosamente es una práctica común de la comunidad internacional", recordó Amano en una rueda de prensa ofrecida en el Club de Corresponsales Extranjeros de Tokio, donde secundó la recomendación que ya transmitió a Japón una misión de expertos de su organismo el pasado octubre.

"No obstante, es importante contar con la comprensión y apoyo de las partes afectadas, en este caso, la prefectura de Fukushima y los pescadores de la región", apuntó el máximo responsable del OIEA, quien insistió en que almacenar el agua en contenedores no es "sostenible" y "no constituye una solución a largo plazo".

La gestión del ingente volumen de líquido radiactivo, previamente usado para enfriar los reactores parcialmente fundidos de la central y almacenado en más de un millón de tanques, es uno de los principales desafíos en la planta.

El plan que barajan el operador de la central, Tokyo Electric Power (TEPCO), y el Gobierno de Japón es verter el agua después de filtrarla con un sistema diseñado para retirar 62 tipos de materiales radiactivos a excepción del tritio, isótopo que tiene una vida media de algo más de 12 años.

En cuanto al plazo para desmantelar la central, estimado en unos 30 o 40 años, Amano consideró que será necesario tener acceso a los núcleos fundidos, algo que hasta ahora ha resultado imposible, para evaluar realmente la duración del proceso.

"En lo que seguimos insistiendo es en que Japón debería realizar el desmantelamiento con apoyo internacional", añadió.

Preguntado sobre las informaciones que han denunciado las pésimas condiciones de seguridad en las que el personal subcontratado realiza labores de descontaminación en torno a la planta, el director del OIEA se limitó a recordar que su organismo "solo provee asistencia técnica" y que esto es "responsabilidad del Gobierno nipón y de TEPCO".

Amano también consideró que las nuevas regulaciones de seguridad para las plantas nucleares en Japón establecidas a raíz del accidente de Fukushima "concuerdan, en líneas generales, con los estándares del OIEA. Algunos aspectos, como es la asesoría de posibles terremotos, estarían entre los más estrictos del mundo".

El Gobierno del primer ministro Shinzo Abe planea reactivar pronto reactores se ha comprometido a impulsar la reactivación de aquellas centrales que cumplan estas regulaciones, pese a que gran parte de la opinión pública nipona parece estar en contra de la decisión.