• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Nueve días para conquistar nueve estados

El presidente estadounidense, Barack Obama, y el candidato republicano, Mitt Romney / EFE

El presidente estadounidense, Barack Obama, y el candidato republicano, Mitt Romney / EFE

Obama y Romney pelean por palmo a palmo Ohio, Florida, Colorado, Iowa, New Hampshire, Nevada, Wisconsin y Virginia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tendrá hoy una agenda complicada en su camino a la reelección el 6 de noviembre. Hará campaña en Florida, Ohio y Virginia al lado del ex mandatario y compañero de partido Bill Clinton. Esos estados los pisó el jueves para movilizar su base y enamorar a los indecisos. El abanderado republicano, Mitt Romney, también ha hecho lo propio. El jueves estuvo en Ohio y el viernes visitó. Ambos candidatos están conscientes de que la batalla se muda a 8 entidades federales cuyo comportamiento político no es previsible y que, cada proceso, son decisivos.

Los medios de comunicación han sido inundados en los últimos días con encuestas que reflejan la intención de voto hacia ambos abanderados. Una de las más recientes, la de The Washington Post y la televisora ABC arroja que 49% de las personas sufragaría por el republicano, y 48% por el demócrata.

Esas mediciones son imprecisas porque no son reflejan el comportamiento del votante estado por estado, que es fundamental para entender por qué entidades como Ohio y Florida son hoy más determinantes que nunca. Se habla de un país donde lo local tiene más peso que lo federal y eso es clave en la elección nacional.

“En Estados Unidos, aunque se escoga presidente, los comicios son locales, si no se entiende eso, es difícil comprender lo que ocurre”, enfatizó Eduardo Gamarra profesor de la Universidad Internacional de Florida.

El sistema electoral del país no permite la elección directa del mandatario sino que se escogen a delegados o colegios electorales para los 50 estados de la unión –igual a sus dos senadores y los miembros de la Cámara de Representantes-, que seleccionan al jefe de Estado. En total son 538, incluyendo los del Distrito Columbia. Para ser mandatario se requiere el apoyo de, al menos, 270 de esas personas.        

Expertos aseguran que hay un patrón de comportamiento en Estados Unidos: los estados de las dos costas del país –la este y la oeste- suelen votar por el Partido Demócrata, como California, Nueva York, Nueva Jersey o Illinois. Mientras que la mayoría de los que están al centro-sur, lo hacen por el Partido Republicano, como Texas, Georgia, Alabama, Kansas y Carolina del Sur.

 Quedan cerca de ocho que rompen la regla. Se les conoce como swing states, cambiantes u oscilantes, porque su comportamiento no es consistente. Otros los llaman rosados, debido a que hay un cierto equilibrio de fuerzas entre demócratas -que tienen el color azul- y  republicanos -cuyo color es el rojo- y que son los independientes o los grupos de mayor peso los que inclinan la balanza.

“Estas son entidades federales en las que cualquiera puede ganar”, expresó James Campbell, profesor del College de la Universidad de Nueva York en Buffalo.

“Son muy difíciles y hay mucha competencia porque, por lo general, tienen aproximadamente el mismo número de votantes demócratas y republicanos y debes que ver cómo los movilizas”, expresó Kyle Kopko, profesor del Elizabethtown College.

Su comportamiento está asociado a diversos factores. “Se pueden decantar por una y otra opción por cambios en la población, actuaciones de los candidatos o sus necesidades”, indicó Campbell.

“Allí hay una combinación de factores como composición étnica y racial, posición socioeconómica y situación de economía, entre otros, que determinan mucho la votación y el comportamiento”, dijo Gamarra.

Mirada. El diario The New York Times calcula que Obama estaría cerca de tener 237 colegios electorales y Romney, 206. Si la elección fuera hoy esos números no serían suficientes. Por ello, la caza de aquellos todavía indecisos es la clave.

Colorado otorga 9 delegados que podrían ser fundamentales en una contienda cerrada, como la de 2000, cuando George W. Bush logró alzarse con Florida y derrotar por un margen mínimo al demócrata Al Gore. Otros son New Hampshire, que tiene 4 colegios electorales; Iowa y Nevada, que dan 6 cada uno; Wisconsin, que da 10; Virginia, que otorga 13; Ohio, que da 18 y Florida, que aporta 29.

De cumplirse los pronósticos de The New York Times, Obama, por ejemplo, necesitaría ganar Ohio y Florida, como lo hizo en 2008, para hacerse con la reelección. La situación no es sencilla. El average de los estudios de opinión que presenta la página web www.Realclearpolitics.com muestra que en Ohio el mandatario lleva la delantera con 47,9% de la intención de voto, pero seguido muy de cerca por su rival, que tiene 45,8%. En Florida, Virginia y Colorado la situación es la inversa, favorece a Romney, pero por escaso margen.

“Romney, por ejemplo, está esforzándose en Ohio, que fue decisivo en los comicios presidenciales de 2004. Ha enfatizado el pésimo comportamiento de la economía durante estos años y las regulaciones hacia la industria del carbón. Obama se ha centrado en el norte de ese estado, donde está las plantas de automóviles para mostrar lo positivo de las decisiones que ha tomado para ayudar a revitalizar ese sector”, señaló Kopko.

En esta lucha, las campañas de cada partido deben medir con sumo cuidado los mensajes a enviar para poder conquistar a esos electores y a alcanzar así su propio objetivo. “Lo que se suele hacer es visitarlos, e invertir millones de dólares en televisión, radio y vallas”, comentó Kopko.

“Los candidatos deben tener una estrategia estado por estado porque las realidades son distintas y hay que tener a estrategas locales para conquistar los votos”, advirtió Gamarra.

“Obama tiene que atacar directamente las políticas de su rival republicano, especialmente en los puntos donde siente que son deficientes; Romney también debe atacar lo que plantea el presidente, haciendo énfasis en los problemas que muestra la economía”, indicó Campbell.

ElDato

Ningún candidato presidencial del Partido Republicano ha ganado las elecciones en Estados Unidos y ha logrado liderar la Casa Blanca sin triunfar en los comicios en el estado de Ohio.

 LasCifras

48% de los electores de Ohio votaría por el presidente Barack Obama y 45,9% lo haría por Mitt Romney, según el average de www.realclearpolitics.com

48,2% de los votantes de Colorado sufragaría por Romney y 47,8% por Obama, revela www.realclearpolitics.com

49% de los habilitados para sufragar en Ohio lo haría por el actual mandatario de Estados Unidos y 46,7% por su rival republicano, según www.realclearpolitics.com