• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El diálogo en Venezuela implica el reconocimiento de las diferencias

Rodríguez Torres manifestó que la única forma de encontrar el camino de la paz es que todos los sectores del país se sienten a dialogar | Foto AVN

Rodríguez Torres manifestó que la única forma de encontrar el camino de la paz es que todos los sectores del país se sienten a dialogar | Foto AVN

Rabino Cohen: “Abogamos por el entendimiento, la comprensión y el respeto de la sociedad en la que vivimos; no creemos en la exclusión”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Líderes religiosos de varias confesiones hicieron un llamado a la paz y el entendimiento para estos momentos de crisis que vive la sociedad venezolana.

En la sinagoga Tiferet Israel, la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela, anfitriona del evento, reunió al ministro de Relaciones Interiores Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, y a representantes de la Iglesia Católica –el nuncio apostólico Aldo Giordano y el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, arzobispo Diego Padrón–; la fe judía, con los rabinos de la Asociación Israelita de Venezuela, Isaac Cohen, y la Unión Israelita de Venezuela, Eitan Weitzman; el Consejo Evangélico de Venezuela, con el pastor Samuel Olson, y el imán Abdul Rahman Mondol, representante de la comunidad islámica en el país.

Todos coincidieron en que el diálogo empieza con el reconocimiento de las diferencias que existen en el país y que debe haber apertura para que se entablen conversaciones cordiales, especialmente entre gobierno y oposición.

El rabino Cohen afirmó que el estado ideal del hombre es la libertad. Añadió que esta es la condición indispensable para el desarrollo del potencial creativo y espiritual; además, indicó, implica una conducta responsable comprometida con la verdad, la justicia y la paz.

Manifestó: “Abogamos por el entendimiento, la comprensión y el respeto de cada uno de los elementos de la sociedad en la que vivimos; por eso no creemos en la exclusión y me permito recordar las palabras de nuestro sagrado himno nacional ‘abajo cadenas’, las cadenas forjadas con hierro; pero sobre todo me refiero a las cadenas forjadas con mediocridad, intolerancia y odio”.

Explicó que la esencia del amor es aceptar y comprender a los distintos con sus particularidades, ideologías y culturas.

El cardenal Jorge Urosa Savino expresó: “Venezuela tiene muchas problemas y necesita de todos los ciudadanos para resolverlo. Es importante que el gobierno nacional, el factor más determinante en la vida de la nación, atienda las voces de tantas personas que señalan que vamos por mal camino. Hay necesidad de rectificación de modificar líneas de acción para que el país pueda avanzar y superar los problemas que estamos confrontando”.


Disponibilidad. El nuncio Aldo Giordano dijo que es conocido el profundo deseo de paz que está en el corazón del pueblo venezolano. Reafirmó la disponibilidad de la Santa Sede y del secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, para contribuir al diálogo si se dan las condiciones necesarias.

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón, indicó que la esencia de las religiones es el principio de liberación y superación de las divisiones por creencias, ideologías y estatus social. “Las religiones testimonian que los hombres podemos convivir y compartir ideas, proyectos y realizaciones dentro de la sociedad a pesar de nuestras diferencias. Que no hay diferencia que no se pueda superar. Es tarea de ellas la lucha por la justicia y la libertad, la defensa de la vida y los derechos humanos, la educación, el principio de la fraternidad, la reconciliación y la paz”.

El sacerdote se refirió a que se debe hacer esfuerzo para evitar que el odio y la violencia se apoderen de la mente y el corazón de los hombres; para lograr, por el contrario, una cultura de entendimiento, solidaridad y paz. “Las religiones que representamos coinciden en la necesidad de diálogo y el encuentro entre los factores antagónicos que polarizan el país, gobierno y oposición”.

Aseveró que el diálogo es de suma urgencia, dada la crisis global que sacude el país. Aseguró que el pueblo venezolano saludaría con sumo agrado la presencia del Vaticano como experto facilitador.

Extraordinario. El ministro Rodríguez Torres concluyó el evento, que calificó de extraordinario desde el punto de vista espiritual. “Aquí estuvieron presentes los máximos representantes de las religiones monoteístas que hacen vida en Venezuela, con voluntad y vocación absoluta por la paz”.

Añadió que el pueblo de Venezuela sin duda alguna espera un país en paz, donde todos puedan convivir y tratarse con respeto. “Yo estoy seguro de que aquí donde estábamos sentados hay mucha gente que adversa al gobierno, y eso por ninguna razón debe dividirnos, separarnos ni alejarnos. Somos hermanos, con diferencias, pero hermanos al fin cuando asumimos a Dios como nuestro creador. Tanta voluntad de paz en la Iglesia espero que se traduzca al pueblo en que el camino necesario es el diálogo, la conversación franca, la que nos lleva al país que queremos construir”, dijo.