• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La democracia según la Celac

En la Cumbre se aprobó apoyar los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla | Foto AP

II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) | Foto AP

Para algunos expertos el rasgo más notorio de la cumbre fue el protagonismo otorgado a Cuba

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La declaración final de la II Cumbre de la  Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños instó a sus asistentes: "Fortalezcamos nuestras democracias y todos los derechos humanos para todos".

Cuba, que en 2013 ejerció la presidencia pro témpore de esa organización regional y que fue anfitrión del encuentro realizado el 28 y 29 de enero, fue la que promulgó la petición aun cuando el régimen de los Castro lleva 55 años sin permitir elecciones libres, partidos políticos ni medios independientes en la isla.

Entonces, ¿qué significado tuvo la democracia en este encuentro si la declaración reitera que la Comunidad de la Celac se asienta en los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, así como en el Derecho Internacional, que establecen la importancia del desarrollo, y la promoción de los derechos humanos y de las libertades fundamentales para que sean respetadas, y permitir que las personas vivan con dignidad?.

El profesor Miguel Ángel Meucci, coordinador de Posgrados en Ciencia Política en la Universidad Simón Bolívar, considera que el rasgo más notorio de la cumbre fue el protagonismo otorgado a Cuba y la distorsión del tema de la democracia como parte de sus exigencias. "Su cláusula democrática, de hecho, parece defender más a los gobiernos que a los ciudadanos", señaló.

El encuentro en La Habana reveló, según el experto, un velado y compartido interés por parte de los gobiernos de la región en rebajar las exigencias multilaterales en materia de defensa y promoción de la democracia y los derechos humanos. "Esta tendencia es particularmente evidente en un momento en el que muchos gobiernos de la región simpatizan con el régimen castrista, pero habría que ver si se modifica en una coyuntura distinta", expresó.

Para Héctor Constant Rosales, profesor de Estudios Internacionales de la  Universidad Central de Venezuela, en el foro se logró percibir una sintonía con una interpretación realista del nuevo contexto internacional (multipolaridad, cambio climático, diálogo y paz), con discursos más directos y con declaraciones presidenciales que dan indicios de una mayor autonomía regional. "Esto sin contar que hasta hace muy pocos años era totalmente impensable la presencia de mandatarios de toda la región en Cuba, país estigmatizado desde hace medio siglo, y con el cual la solidaridad de muchas naciones estaba ausente en su totalidad", agregó.

Sergio Caballero Santos, profesor del Departamento Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid, dijo que la Celac tiene sobre todo un valor simbólico en la medida en que es el único foro que incluye a todos los países latinoamericanos y excluye a Estados Unidos y a Canadá. "Es la reunión de la gran familia latinoamericana en la que se aprovecha para socializar, hacerse la foto y destrabar otros conflictos bilaterales (o regionales), más que para impulsar una agenda propia", dijo.

Narrativas. "Tenemos enfrentadas dos narrativas o dos maneras de ver la Celac, las cuales pecan de ideológicas. En primer lugar se dice que se trata de un grupo antiimperialista que va a intentar hacer que América Latina se libere de Estados Unidos, y la segunda visión señala que es un mecanismo manejado desde Cuba para oprimir a la democracia y destruir un poco la institucionalidad del continente. Estas dos narrativas están equivocadas. Por el contrario, se trata de un mecanismo de concertación y, en ese sentido, tiene unos objetivos puntuales que obedecen a la búsqueda de fortalecer la autodeterminación, la pluralidad, además de tratar de establecer una agenda común como en la región", expresó Kenneth Ramírez, profesor de Ciencia Política de la UCV, en un foro realizado a propósito de la cumbre en Cuba.

Meucci expuso que la Celac refleja un interés cada vez más consolidado, por parte de los países de América Latina, de discutir sus asuntos regionales sin la tutela o vigilancia de Estados extrarregionales.

Santos Caballero tampoco considera que la Celac sea una alianza contra Washington, aunque su impulsor fuese el fallecido Hugo Chávez Frías y se excluya la presencia de aquel país. Advierte, no obstante, que muchos de los asuntos que gozan de consenso entre las naciones miembros son sus críticas a Estados Unidos y por ello se sobredimensionan los gestos contra ese país.