• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Los defensores del matrimonio homosexual sufren un revés en Australia

El Parlamento rechazó una ley para legalizar la unión entre personas del mismo sexo. Sin embargo, otros tres proyectos con objetivos similares se tramitan en el Legislativo: dos en el Senado y uno en el Congreso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Parlamento de Australia rechazó hoy una propuesta para legalizar el matrimonio gay, un asunto polémico en la aún puritana sociedad australiana, donde un senador sugirió que de aprobarse se abriría la puerta al "bestialismo".

La votación en la Cámara Baja concluyó con 98 votos en contra del proyecto y 42 votos a favor, según la cadena local ABC.

Pero el rechazo no ha supuesto una derrota definitiva para la minoría homosexual, porque otros tres proyectos con objetivos similares se tramitan en el Legislativo: dos en el Senado y uno en el Congreso.

En un gesto inusual, la primera ministra australiana, la laborista Julia Gillard, y otros miembros de su formación se opusieron hoy, en la votación, a la propuesta que había presentado su compañero de banco Stephen Jones.

Y es que el Partido Laborista, que tiene en el Gabinete a una ministra lesbiana, autorizó a finales del año pasado que sus legisladores votasen según su conciencia en este polémico asunto.

La legalización del matrimonio homosexual también socava la unidad de las filas de la coalición conservadora liderada por Tony Abbott, aunque la Ejecutiva del partido ha ordenado a sus parlamentarios votar en contra.

Entre los partidos bisagra, el Verde, cuyos votos sostienen el actual Gobierno, comentó que un ala del laborismo presionó para "enterrar" el proyecto antes de que afecte a los comicios generales de 2013.

La sociedad australiana se encuentra dividida entre el puritanismo y la conquista de las reivindicaciones de las minorías sexuales, con la ciudad de Sídney como feudo de este último bando.

Una muestra del ala puritana la ofreció el senador Cory Bernardi, quien hoy presentó la dimisión a su cargo parlamentario por vincular las uniones gay a la poligamia y el bestialismo.

Bernardi afirmó anoche, durante un debate en el Senado, refiriéndose a una de las dos propuestas que se estudian en esa Cámara para legalizar el matrimonio homosexual, que quizás el siguiente paso será aceptar la unión de "tres o cuatro personas".

"Hay gente espeluznante... que dice que está bien tener relaciones sexuales consentidas entre humanos y animales", dijo, antes de plantear que, si estas dos criaturas se aman, quizás se debería permitir que se casen.

Las declaraciones de Bernardi han suscitado una amplia polémica, e incluso miembros de su partido calificaron su intervención de "ofensiva", "extrema" e "histérica".

Hace unos días, el director del grupo de presión Australian Christian Lobby, Jim Wallace, comparó los efectos del tabaquismo con la homosexualidad.

No obstante y según los sondeos de opinión, un 62 por ciento de la población australiana apoya el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo.

El diputado Jones, impulsor de la propuesta rechazada hoy en Congreso, confió en que dentro de "diez años" se podrán celebrar bodas gay en su país.

Aunque los matrimonios homosexuales no están aceptados en Australia, algunos estados y territorios del país reconocen las uniones civiles de personas del mismo sexo.

En la vecina Nueva Zelanda, donde el 70 por ciento de ciudadanos apoya las bodas entre personas del mismo sexo, el Parlamento votó con una amplia mayoría a favor del matrimonio homosexual en agosto pasado, pero la ley todavía debe pasar otras dos lecturas para ser definitivamente aprobada.

En el resto del mundo, el primer país en celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo fue Holanda (2001) y, desde entonces, han seguido Bélgica (2003), España y Canadá (ambos en 2005), Sudáfrica (2006), Noruega y Suecia (ambos en 2009), así como Portugal, Islandia y Argentina (los tres en 2010).