• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Con ingreso de Croacia, la UE asumió reto de seguir creciendo pese a la crisis

Expertos difieren si la entrada del país eslavo es un evento significativo o carente de sentido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Unión Europea se anotó un punto como proyecto de integración regional con la incorporación la semana pasada de Croacia como socio número 28. La adhesión del país se produce en un momento marcado por el pesimismo que pesa sobre el bloque como consecuencia de la crisis económica en la que está inmerso el continente europeo, sobre todo los países mediterráneos, así como por las reiteradas amenazas de retiro por parte de Reino Unido y la estrategia de control de Alemania.

Elisabeth Johansson-Nogués, investigadora del Instituto de Estudios Internacionales de Barcelona,  explicó que la incorporación de Croacia a la Unión tiene dos particularidades con respecto a las últimas rondas de adhesión de la Unión Europea en 2007.

Primero, en el contexto de la crisis económico-social que planea sobre algunos países miembros, la adhesión señala la esperanza de la vuelta a la normalidad del bloque, es decir, el retorno de la UE a un proceso de integración dinámico, en crecimiento y capaz de atraer a nuevos miembros.

Segundo, Croacia vive una situación económica difícil. “En otros tiempos el nuevo miembro ha podido confiar en que la entrada a la Unión Europea le permitiría remontar su economía rápidamente debido al acceso a los mercados europeos y a las sustanciales ayudas, pero en el caso de Croacia será más difícil”, sostuvo Johansson-Nogués, quien agregó que las ayudas europeas son ahora menos cuantiosas y más ligadas a condiciones previas y para la economía croata, que depende principalmente del turismo, el acceso al mercado europeo no cambiará mucho. Por el contrario, los croatas temen que la competencia de sus nuevos socios perjudique sus industrias.

Las lecturas sobre el impacto del nuevo miembro para la Unión difieren. Unos estiman que el motivo de ser de la Unión Europea está vigente y no se ha perdido pese a la crisis, pero para otros la adhesión de Croacia es un evento totalmente carente de significado y una noticia menor para la Europa integrada.

José Ángel Sotillo, profesor titular de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid,  agregó que la incorporación puede significar que la puerta sigue abierta y que, por tanto, otros estados europeos pueden entrar.

“El ingreso de otro país de los Balcanes supone la consolidación del proceso de paz y estabilidad en un región que hace una década estaba en guerra”, comentó el especialista.


Euroescepticismo. Ante la posibilidad de que exista o no una situación de riesgo para el bloque regional y sus miembros, Sotillo sostuvo que dada la crisis económica y política en el continente son varias las voces que piden la salida.

“A pesar de todo ese ruido, no parece probable ni que se rompa el bloque, ni que haya abandonos. Encuestas de opinión señalan que han aumentado considerablemente las críticas a la gestión de la crisis por los gobiernos, tanto de algunos países como de la propia Unión Europea, sin embargo sigue existiendo un apoyo mayoritario a la propia Unión y lo que significa”, manifestó.

Johansson-Nogués coincidió con que el riesgo para el bloque ante futuras adhesiones es mínimo. “Es previsible que los próximos estados miembros serán algunos de los países balcánicos y a igual que Croacia son tan pequeños tanto en peso político como en económico que su entrada no va a causar mucho impacto sobre la Unión Europea. No obstante, algunos sectores se muestran escépticos por la actitud de Zagreb, debido a sus rivalidades históricas, ante el eventual ingreso de Serbia a la Unión, negociaciones que se iniciaron recientemente y que tardarán años en concretarse”.

Sotillo, no obstante, añadió que el proceso de integración puede verse seriamente amenazado por el impacto de la crisis que hace resurgir los nacionalismos y los partidos de extrema derecha, es decir, lo contrario a la esencia de la Unión aunque algunos sectores siguen confiados en que, como en otras ocasiones, la crisis refuerce la integración europea. Johansson-Nogués comentó que de momento la UE aguanta bastante bien. “Como no es meramente un bloque económico, sino también político-social, significa que aunque haya voces muy críticas con las instituciones europeas y la gobernanza económica actual no quiere decir que son críticas también con la idea del bloque como proyecto global. La crisis actual no es europea sino nacional (corrupción y especulaciones bancarias) y si no fuese por la ayuda de la Unión Europea, por muy dura que la austeridad sea, los países que atraviesan una situación complicada ahora mismo podría estar incluso peor”, concluyó.


De Zagreb hasta Ankara

-Croacia es el segundo país de los siete surgidos de la Yugoslavia Federal en entrar a la Unión Europea 10 años después de solicitar su ingreso a Bruselas y tras 20 años de ganar su independencia.

-Croacia vive en recesión desde 2009 y el desempleo alcanza 20% de sus 4,2 millones de habitantes. Su PIB está 39% por debajo de la media europea y sólo Rumania y Bulgaria están detrás del país.

-La incorporación de Croacia al grupo regional es concebida como un paso significativo para la expansión del bloque hacia el este, desde 2007, cuando ingresaron Rumania y Bulgaria.

-En 2004 entraron la República Checa, Chipre, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Malta, Eslovaquia, y Eslovenia.

-Los candidatos a entrar en el grupo son Serbia, Bosnia, Macedonia, Montenegro Kosovo e Islandia.

-Turquía mantiene negociaciones desde 2005.


El euro también crece. Los ministros de Economía de la Unión Europea aprobaron esta semana la legislación que permitirá que Letonia adopte la moneda comunitaria el 1° de enero de 2014 y se convierta así en el decimoctavo estado miembro de la zona euro. El tipo de cambio para la conversión se fijó en 0,702804 lats por euro, que es la paridad actual de la moneda letona.