• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El creador del vestido de Michelle Obama aún no puede creérselo

Los diseños de Jason Wu para la Primera Dama, Michelle Obama / AP

Los diseños de Jason Wu para la Primera Dama, Michelle Obama / AP

"Ha sido una experiencia tremenda y continúa siéndolo, pero ahora sólo quiero trabajar más duro", dijo el diseñador nacido en Taiwán

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El joven -y nacido en el extranjero- diseñador del traje de Michelle Obama para la segunda asunción de su marido como presidente todavía no puede creer que su modelo fuera nuevamente el elegido por la primera dama para el muy esperado baile inaugural.

"Estoy todavía pellizcándome para darme cuenta de que todo esto es real", dijo Jason Wu en una entrevista este martes con el programa de NBC Today Show, tan solo unas horas después de que el secreto mejor guardado de la noche se desvelara cuando la pareja Obama inauguró el baile por partida doble tras una jornada llena de celebraciones.

Michelle Obama apareció ante la multitud en el centro de convenciones de Washington con un vestido de gasa y terciopelo de color rubí sin mangas y tirantes cerrados a la altura del pecho de Wu, zapatos de Jimmy Choo y un anillo de diamantes de Kimberly McDonald.

El esperado look se consiguió tras una estrecha colaboración con el equipo de Obama para lograr la forma y la apariencia perfecta, según confesó Wu. Sin embargo, el diseñador de 30 años, que también vistió a la primera dama en la noche de la primera asunción de su marido en 2009 con un vestido blanco de un solo tirante, afirmó que no tenía ni idea de que sería el elegido de nuevo hasta que vio aparecer a la primera dama.

"Estábamos pegados a la pantalla", contó el diseñador nacido en Taiwán. "Por supuesto, no tuvimos ninguna confirmación hasta el momento en el que ella salió" al escenario para el primer baile con su marido, y recién investido por segunda vez como presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Pero ahí no acabaron las sorpresas agradables para Wu, puesto que el vestido no languidecerá en el armario de la primera dama, sino que se guardará en los Archivos Nacionales, según anunció la Casa Blanca.

"Para alguien que vino a Estados Unidos para convertirse en diseñador, creo que es algo bastante increíble", opinó Wu, quien tuvo la oportunidad de conocer a la primera dama y la describió como "tan encantadora como parece en la televisión". No obstante, Wu no quiere dormirse en los laureles del éxito. "Ha sido una experiencia tremenda y continúa siéndolo, pero ahora sólo quiero trabajar más duro", añadió.