• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Colombia elige su ruta hacia la paz

Zuluaga fue el más votado en la primera vuelta, el 25 de mayo, con 29,2 % del total, y Santos, el segundo, con 25,6 % / AFP

La abstención puede ser el mayor enemigo del proceso

La campaña presidencial para la segunda vuelta electoral tuvo como foco principal el debate sobre los diálogos con las FARC

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Unos 32 millones de colombianos tienen hoy la oportunidad de elegir, en segunda vuelta electoral, a su primer mandatario para los próximos cuatro años, entre el aspirante a la reelección y candidato del Partido Social de Unidad Nacional, Juan Manuel Santos y el opositor del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, quien ganó la primera medición.

El principal desafío de este proceso electoral es superar la abstención que para la primera vuelta, realizada el 15 de mayo, fue la mayor en los últimos 20 años en Colombia (60%). “Aunque es un chiste, en Colombia se decía que ir a votar dependería del resultado del partido de fútbol entre Colombia y Grecia que se disputó ayer. Si ganaban no irían porque estaban celebrando y si pierden tampoco porque se quedarán lamentándose”, comentó el internacionalista Luis Daniel Álvarez, quien desde Bogotá afirmó que los ciudadanos, con esa indiferencia, no parecen entender que hay un peligro sobre todo ante la posibilidad de que los resultados den un “escenario muy cerrado”.

Los cambios en la campaña entre la primera y segunda ronda comicial no fueron sustanciales. Se mantuvo el tono duro entre los aspirantes aunque trataron vagamente de cambiar las descalificaciones por el contenido programático. Tuvo cierta repercusión el anuncio emitido por Santos, durante la semana, sobre el inicio de la negociación de paz con el Ejército de Liberación Nacional. “Quiénes respaldan a Santos dicen que fue un ejemplo más en su intento por lograr la paz en Colombia y los detractores califican la acción de burla porque el ELN es un grupo prácticamente inexistente”, dijo  Álvarez.  

El director para América Latina y el Caribe de International Crisis Group, Javier Ciurlizza, añadió que la segunda vuelta electoral en Colombia refleja una fuerte división entre una visión liberal-institucional y una conservadora-agraria. La principal diferencia se da en las formas de abordar el tema del conflicto armado y la paz, pero también hay grandes diferencias en el tono y en la forma de asumir los temas sociales, así como en las relaciones con los vecinos.

Santos y Zuluaga dicen representar dos maneras distintas gobernar y, sobre todo, de llevar a cabo el proceso de pacificación del país, sin embargo, Álvarez comentó que algunos sectores  sostienen que no se está ante la elección de un gobierno sino de qué grupo político-social estará en el poder, mientras que otros sí apuestan por un modelo específico de país. “Ese discurso de paz y no a la guerra de Santos puede lograr que algunas personas compren el cheque en blanco y a Zuluaga le ha faltado desmarcarse de la idea de que él no es la opción de la guerra”, afirmó Álvarez.


Alianzas a medias. De cara a la segunda vuelta, se produjo un reacomodo de las fuerzas políticas en torno a los dos candidatos que quedaron en competencia. “El debate se simplificó tanto que estas elecciones se convirtieron en una especie de referendo sobre el proceso de paz, así que las alianzas se construyeron en torno a los que lo ven indispensable y los que lo ven inviable”, explicó la internacionalista colombiana Érika Rodríguez Pinzón, quien calificó estas  alianzas de pragmáticas.

Santos cuenta con los apoyos de los expresidentes Belisario Betancourt, Ernesto Samper y César Gaviria; mientras que Zuluaga va de la mano con Älvaro Uribe y Andrés Pastrana.  Respecto a los acuerdos partidistas, Santos tiene más alianzas que Zuluaga pero en esta ocasión existe la particularidad de que el apoyo de la dirigencia no necesariamente expresa la posición de las bases. "El divorcio es entre la representatividad parlamentaria y esos sectores que presionaron, inicialmente, por un candidato propio”, dijo Álvarez.

La excandidata presidencial Marta Lucía Ramírez, del Partido Conservador, se decantó a favor de Zuluaga; Clara López, del Polo Democrático, se puso del lado de Santos pero el partido dio libertad de conciencia a su militancia, así como también la dio el ex aspirante de la Alianza Verde, Enrique Peñaloza, aunque su dirigencia dice ir a favor de la paz. “La izquierda está dividida y algunos todavía ven a Santos como un representante más de las clases oligárquicas que siempre han gobernado a Colombia”, concluyó Ciurlizza.


Perfiles

Continuidad

Juan Manuel Santos, candidato del Partido Social de Unidad Nacional

El actual presidente de Colombia nació en Bogotá en el año 1951. Es político, economista y periodista. Se ha desempeñado como ministro de Comercio Exterior en el gobierno de César Gaviria, ministro de Hacienda en el de Andrés Pastrana y ministro de Defensa durante el segundo mandato de Álvaro Uribe.

Luego de que la Corte Constitucional le negó a Uribe la posibilidad de ser electo por tercera vez para las elecciones de 2010, Santos se presentó como el candidato presidencial del uribismo y fue electo presidente.


Cambio

Oscar Iván Zuluaga, aspirante del Partido Centro Democrático

Zuluaga nació hace 55 años en Pensilvania, poblado de Caldas. El economista, empresario y político se desempeñó como ministro de Hacienda en el segundo período de gobierno de Álvaro Uribe Vélez. Ha sido concejal y alcalde de su municipio natal. Además dirigente empresarial, gremial y senador. En 2013 fue elegido, en la convención del partido Centro Demócratico como candidato presidencial con 56% de los votos.


Disputa por Venezuela

Los dos candidatos a la presidencia de Colombia han mostrado grandes diferencias sobre de la política exterior que de ganar las elecciones ejercerían hacia Venezuela.

El mandatario Juan Manuel Santos en los debates ha defendido lo que califica como una diplomacia prudente, mientras que el aspirante del partido Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, ha asegurado que no permitirá violaciones a principios democráticos esenciales y que Colombia no puede permitir que en Venezuela se violen derechos como la libertad de expresión o a ejercer la oposición.

Santos considera que una política internacional efectiva tiene que favorecer las buenas relaciones con los países vecinos en vez de establecer un enfrentamiento permanente. “Eso lo hemos logrado a pesar de que con Venezuela tenemos profundas diferencias”, señaló el mandatario.

Junto al diálogo de paz con las FARC, Santos y Zuluaga han prestado especial  importancia a la relación con Venezuela.






170.000 colombianos están convocados en Venezuela a ejercer el voto en los 15 consulados del país.