• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Gobierno de Santos nombró embajador en Venezuela

Los cancilleres de Colombia y Venezuela, María Ángela Holguín y Elías Jaua, se reunieron en la Casa Amarilla | Cortesía Cancillería

Holguín y Jaua conversaron sobre el problema del contrabando en la frontera | Cortesía Cancillería

Caracas y Bogotá reforzarán cooperación en el combate contra el contrabando y el narcotráfico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, aprovechó la primera reunión de la comisión binacional para presentar a su homólogo Elías Jaua las credenciales diplomáticas de Luis Eladio Pérez, designado embajador de Bogotá en Caracas.

Pérez estuvo secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia entre 2001 y 2008, cuando fue liberado gracias a las gestiones realizadas por el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba junto a Jorge Gechem, Gloria Polanco y Orlando Beltrán.

La designación se produce un mes después de que Ricardo Cure, anterior representante de Bogotá en Caracas, dejara su cargo. Pérez, que hasta el momento se desempeñaba como embajador en Perú, deberá esperar a que Venezuela confirme el beneplácito para asumir oficialmente su nuevo cargo.

Holguín y Jaua encabezaron la primera reunión de la comisión binacional desde que los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro acordaron reactivar la instancia el 22 de julio. El encuentro sirvió para reforzar la cooperación en comercio, energía y seguridad en la frontera común.

“Ya estamos concretando la primera decisión de nuestros presidentes en esta nueva etapa de reforzamiento y profundización de las relaciones entre dos pueblos hermanos, entre dos gobiernos amigos. Estamos muy contentos de poder reactivar con el más alto nivel y con la mayor voluntad política esta relación”, declaró Jaua.

Holguín, que llegó a Caracas acompañada de una amplia delegación de ministros y empresarios, destacó que Colombia tiene la mejor disposición para darle un nuevo dinamismo a las relaciones bilaterales. “La gente quiere ver que podamos trabajar conjuntamente”, destacó.


Más seguridad. Entre los acuerdos alcanzados durante la reunión de la comisión binacional, los cancilleres destacaron el reforzamiento de la cooperación en el combate tanto al contrabando de combustibles y mercancías como al narcotráfico en la región fronteriza.

“Vamos a desmantelar los sistemas logísticos y financieros de las organizaciones que ejercen estas actividades ilegales que tanto daño le están haciendo a nuestras economías y a los pobladores de la frontera”, dijo Jaua en rueda de prensa conjunta con Holguín al término del encuentro.

En la frontera común de 2.219 kilómetros actúan grupos dedicados tanto al tráfico de gasolina –que le supone a Caracas una pérdida de 1,4 millardos de dólares al año– como de alimentos y otros productos de consumo que en Venezuela tienen un costo mucho más económico que en Colombia.

“Debemos identificar los productos donde hay mayor contrabando, como el caso del cemento y la chatarra, que alcanzan un nivel alarmante. El contrabando afecta enormemente y viene a unirse a ese clamor de los empresarios”, dijo Holguín.

“El tema del contrabando es un serio problema para nosotros”, agregó el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez. Jaua agregó que si en Colombia hay un mercado para los productos de Venezuela, entonces se deben adquirir por las vías formales a través de acuerdos comerciales.


Agenda integral. Jaua destacó que en la reunión se revisaron todos los aspectos de la cooperación bilateral, incluyendo los positivos, “que muy pocas veces se conocen porque la prensa sólo refleja los problemas propios de una fronteras tan amplias”.

La agenda incluyó acuerdos para el suministro de gas, petróleo y energía eléctrica; planes para la reconstrucción del puente Tienditas y el mejoramiento vial; medidas para enfrentar el robo de celulares e interconexiones para unas comunicaciones más ágiles entre ambos países.

“Nuestros pueblos limítrofes esperan mucho de nuestros organismos de seguridad y defensa, pero sabemos que una frontera estable no sólo depende de que coloquemos millones de militares de lado y lado, sino fundamentalmente del desarrollo económico, productivo y social en la frontera”, expresó.