• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Por cierre de frontera inventarios de gasolina bajan más de 50% en Colombia

En medio de un fuerte hermetismo, tanto en el sector petrolero como de las entidades oficiales, los agentes relacionados con el tema señalan que las normas vigentes estipulan que, para poder operar, los distribuidores mayoristas deben demostrarle al Gobierno capacidad de almacenamiento para nueve días/ Foto: El Tiempo

En medio de un fuerte hermetismo, tanto en el sector petrolero como de las entidades oficiales, los agentes relacionados con el tema señalan que las normas vigentes estipulan que, para poder operar, los distribuidores mayoristas deben demostrarle al Gobierno capacidad de almacenamiento para nueve días/ Foto: El Tiempo

El Ministerio de Minas colombiano señaló que la demanda subió en el mismo porcentaje en zonas de frontera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cierre de la frontera de Venezuela con Colombiano, ordenado por Maduro y que ya cumple más de dos meses, tiene descuadrados los indicadores de abastecimiento de gasolina en varias regiones del país, que han visto disminuidas sus existencias, incluso a niveles por debajo de lo que establecen las disposiciones legales.

En medio de un fuerte hermetismo, tanto en el sector petrolero como de las entidades oficiales, los agentes relacionados con el tema señalan que las normas vigentes estipulan que, para poder operar, los distribuidores mayoristas deben demostrarle al Gobierno capacidad de almacenamiento para nueve días. 

Pero a raíz del cierre de los puntos fronterizos, el promedio nacional de estos inventarios ha descendido a niveles de tres días, lo que indica un bajonazo de por lo menos el 50 por ciento en este frente (incluso pueden ser del 60 por ciento), hueco que ha dejado en evidencia las grandes magnitudes de gasolina de contrabando que estaban llegando al país provenientes del vecino país.

Una alta fuente de la industria le dijo a EL TIEMPO que se calcula que este contrabando se disparó hasta los 11 millones de galones al mes, cifra que ha tenido que asumir la cadena interna mediante la reasignación de cupos, y que demuestra, de forma clara, que el contrabando pasaba sin ningún problema por los puntos aduaneros y por los puentes internacionales.

“Es una lógica elemental. Existía el mito de que la gasolina entraba por unas trochas o cruzando los ríos, pero si cerraron los puntos oficiales como el puente Simón Bolívar y al hacerlo se generó el desabastecimiento allí, quiere decir que el contrabando pasaba por las narices de los funcionarios de la Dian”, dijo el consultado.

Según datos del sector, las mayores preocupaciones se registran en Nariño, en el Valle y en el Cauca, regiones que son las primeras damnificadas de la situación porque el poliducto que lleva el producto llega hasta el Valle, y desde ahí sigue su ruta por carrotanques.

“Los que están en la cola son los que primero se secan”, agregó la fuente.

Mientras las fuentes recalcan que no se puede hablar de desabastecimiento, este diario consultó al Ministerio de Minas y Energía sobre las cuentas que la Dirección de Hidrocarburos tenía al respecto de la evolución del abastecimiento de combustibles por regiones, pero la respuesta fue un mensaje de correo electrónico diciendo: “Lo invitamos a consultar esta información con Ecopetrol directamente”.

Ecopetrol, hasta ahora, no ha respondido una solicitud acerca de los volúmenes entregados en las diferentes regiones por parte de la Refinería de Barrancabermeja, antes y después del cierre de la frontera. Sin embargo, otras fuentes conocedoras del mercado señalaron que en los próximos meses en los balances de la petrolera se verá un incremento en sus ingresos, pues está vendiendo más combustibles en razón a la reducción de los días de inventario.

El miércoles, al presentar las medidas para conjurar un riesgo de apagón en el país, el ministro de Minas y Energía, Tomás González, reconoció que en los departamentos de frontera se incrementó la demanda de combustibles líquidos en más del 50 por ciento.

Más áreas afectadas

Una fuente de la cadena de distribución reveló que se ha triplicado el cupo mensual en Norte de Santander, al igual que en Arauca, mientras que lo doblaron en La Guajira, departamento al que se van a comenzar a enviar volúmenes de la distribución nacional y no de la dispuesta para las zonas de frontera.

Pero además, estos menores inventarios se han visto también en las regiones del centro del país, concretamente en los departamentos de Huila, Tolima, Cundinamarca, Boyacá e incluso en Bogotá.

En los últimos meses la situación se ha acentuado porque, a raíz del menor gas disponible para las centrales térmicas, estos agentes comenzaron a requerir cantidades importantes de combustibles líquidos, principalmente diésel. Incluso, pese a que estas centrales se atienden de forma individual, dentro del mercado se ha visto que en algunos casos el combustible destinado para los automotores terminó siendo vendido a las térmicas, que se pueden ‘comer’ en dos días la demanda de un día de diésel.

Hoy en día el consumo nacional de combustibles se ubica entre los 190.000 barriles por día y los 200.000 barriles, de los cuales unos 115.000 corresponden a diésel y 85.000 barriles a la gasolina.

EL TIEMPO conoció también que mientras en el primer semestre se importaron unos 75.000 barriles por día, ahora, por la situación con Venezuela y la mayor demanda de las térmicas por el fenómeno del Niño, entre otros factores, este nivel hoy ya llega a los 95.000 barriles diarios.

Alivios al mercado, desde marzo

Aunque la nueva Refinería de Cartagena ya comenzó a operar los primeros crudos, un alivio al mercado interno solo se dará en el corto plazo para el diésel, pues solo a partir marzo del próximo año van a poderse producir las gasolinas, cuando la planta esté en producción.

“La única salida por ahora son las importaciones y para esto están trayendo lo que pueden y de hecho van a habilitar unas plantas alternas que hay”, señaló una fuente cercana a la operación.

Sin embargo, la fuente señala que es hora de que se piense en subir el precio en Norte de Santander, para racionalizar el consumo de gasolina, y posiblemente en La Guajira, pues si no hay contrabando o su nivel es mínimo, lo que sucede es que en esas zonas del país se dispara la demanda de los mismos.

Dentro del mercado de combustibles se comenta que el cierre de la frontera ha sido bueno, aunque genere estos problemas de potencial desabastecimiento, pues se está demostrando que sí había un contrabando enorme y que las zonas de frontera sí pueden funcionar sin gasolina de procedencia ilegal.