• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Misión de la CIDH evaluará fallo que afecta a haitianos

 El ministro de la presidencia de República Dominicana, Gustavo Montalvo | EFE

El ministro de la presidencia de República Dominicana, Gustavo Montalvo | EFE

La delegación se reunirá con voceros gubernamentales y recibirá denuncias sobre presuntas violaciones de derechos humanos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos inició una visita de cinco días a República Dominicana por la sentencia del Tribunal Constitucional de ese país que niega la nacionalidad a los hijos de extranjeros indocumentados.

La agenda de la delegación empezó con un encuentro en el Palacio Nacional, sede del ejecutivo dominicano, con representantes gubernamentales como el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, y el vicecanciller, José Manuel Trullols.

Las actividades de ayer también incluyeron una reunión con los funcionarios de la Junta Central Electoral, encargada del Registro Civil. La misión de la CIDH ha pedido a las autoridades locales no hablar públicamente sobre los asuntos tratados entre las partes, ya que el viernes, al término de la visita, harán una declaración conjunta.

La delegación recibirá denuncias sobre presuntas violaciones a los derechos humanos hasta el jueves en Santo Domingo. El miércoles, además, recibirán denuncias en las provincias de Dajabón, Valverde, San Pedro de Macorís y La Romana.

El Tribunal Constitucional resolvió que los hijos de inmigrantes indocumentados que nacieron en el país a partir de 1929 y, por lo tanto, están registrados como ciudadanos dominicanos, perderán ese estatus al considerarse que sus padres estaban en tránsito.

La medida afecta principalmente a personas de origen haitiano. Las autoridades dominicanas, sin embargo, aseguran que la sentencia abre la vía para regularizar el estatus de los inmigrantes indocumentados y su descendencia.

Santo Domingo aprobó el 22 de noviembre el Plan Nacional de Regularización de los extranjeros indocumentados, el cual beneficiará especialmente a los de origen haitiano, que representan casi 90% de la población foránea residente en el país.