• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Un choque de carismas que, quizás, llegará hasta el cielo

Los romanos están preocupados por la llegada de cinco millones de personas al acto de canonización de los papas | Foto Reuters

Los romanos están preocupados por la llegada de cinco millones de personas al acto de canonización de los papas | Foto Reuters

La ciudad se engalana para recibir a cinco millones de fieles que atestiguarán un evento inédito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con las tarimas aún en construcción, los obreros contratados por el Estado Vaticano trabajan día y noche para terminar los escenarios. En la misa, más de 700 sacerdotes darán la comunión a los asistentes. Las pantallas gigantes ya están posicionadas en diferentes puntos de la ciudad y los cables del sistema de amplificación de sonido rodean columnas y estatuas de los santos de plaza San Pedro. Los baños químicos ya funcionan y bordean al Vaticano: como durante la vigilia de un concierto multitudinario, Roma se engalana para recibir a más de cinco millones de peregrinos. Desde hace semanas, la ciudad eterna vive el trajín de los preparativos para la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII que se llevará a cabo mañana a las 10:00 am (hora local).

Un paseo por la Via della Conciliazione, que desemboca en la piazza San Pedro, demuestra cómo la fe y la devoción cristiana se mezclan con el marketing y la explotación del turismo. La publicidad de una gran cantidad de actividades paralelas a la misa de santificación invaden la vista de quienes pasean por Roma. No hay librería, kiosco o pared sin el rostro de los papas Karol Józef Wojtyla y Angelo Giuseppe Rocalli. Además de la star del momento, omnipresente y siempre sonriente el papa Francisco. Será un choque de carismas que, tal vez, llegará hasta el cielo.

Muchas han sido las críticas hacia el nuevo alcalde, Ignazio Marino. Se le culpa de incapacidad en la gestión de un evento demasiado importante para ser cubierto con eficacia por la alcaldía. Buhoneros, vendedores ambulantes, suciedad, aumento de los precios de hoteles y restaurantes; y un sistema de transporte colapsado son algunas de las denuncias que le han hecho. Algunos residentes en Roma han renunciado a la idea de asistir al evento por miedo a que “algo pueda pasar con tanta gente”.

Desde el viernes en las iglesias se reza por los nuevos santos. Las cámaras y satélites de los periodistas están frente a la cúpula más importante del mundo. Transmitirán un evento sin precedentes: la santificación de dos papas amados en una Iglesia que está cambiado y es guiada por otros dos papas. ¿Existirá algo más pop que eso?


Los Venezolanos recuerdan
Jay Tua
De Juan XXIII recuerdo que fue un papa con mucho carisma. Impulsó el Concilio donde surgieron varios cambios importantes para la Iglesia. Le llamaban el “papa bueno”. De Juan Pablo II tengo más recuerdos. De sus viajes a Venezuela tuve la oportunidad de estar en el encuentro con los jóvenes, en Los  Proceres durante su segunda visita. Recuerdo su frase: “Despierta y reacciona, es el momento”; así como su carisma y la beatificación de nuestra Maria de San José. Era llamado el papa peregrino y aún tengo muchos recuerdos más.

Andreína Gomes
De Juan XXIII no tengo recuerdos. Nací en 1989. De Juan Pablo II recuerdo que cuando vino a Venezuela era una niña y vivía en Quinta Crespo.  Mi papá trabajaba en el mercado. .  Un día el papa visitó el centro de Caracas. Mi madre, mi padre y mi hermana mayor subimos a la terraza del mercado de Quinta Crespo y lo vimos pasar dentro de su carro blanco. Había muchas personas congregadas. Quedó en mi memoria su imagen agitando la mano ante el júbilo de su visita.