• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Más de un centenar de venezolanos buscó asilo en Trinidad y Tobago en lo que va de año

Profesionales salen del país por el deterioro de la situación política y social, así como para comprar alimentos | Foto EFE

Profesionales salen del país por el deterioro de la situación política y social, así como para comprar alimentos | Foto EFE

Ciudadanos salen desde Tucupita tras haber pagado 150 dólares por un viaje de cuatro horas en piraguas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Trinidad y Tobago trata de atender el creciente flujo de venezolanos que acuden a estas islas vecinas en busca de asilo, la mayoría profesionales con hijos, así como quienes solo quieren comprar alimentos y productos de primera necesidad.

De acuerdo con la asociación trinitaria Living Water Community, auspiciada por la Organización de Naciones Unidas, más de un centenar de venezolanos ha acudido a las autoridades de este país en busca de asilo en lo que va de año, debido al deterioro de la situación política y social en Venezuela.

La coordinadora de LWC para migrantes y refugiados, Rochelle Nakhid, explicó que la respuesta de las autoridades trinitarias y venezolanas ha sido reforzar la seguridad en la frontera, medida que en su opinión puede empeorar la situación.

El ministro de Seguridad Nacional de Trinidad, Edmund Dillon, anunció recientemente que ambos países habían llegado a un acuerdo para reforzar la vigilancia en el golfo de Paria, que separa las costas de Trinidad y Venezuela, y combatir el creciente tráfico de personas, drogas, armas y munición.

El anuncio se dio la semana pasada mientras Dillon visitaba el puerto de Cedros, en el extremo suroeste de Trinidad, donde llegan muchos venezolanos desde Tucupita, capital del estado Delta Amacuro, generalmente tras haber pagado 150 dólares por un viaje de cuatro horas en piraguas.

Dillon anunció un plan para mejorar las instalaciones de este puerto, atender mejor ese creciente flujo de venezolanos y facilitar la intermediación de algún intérprete.

La proximidad de ambos países siempre ha propiciado el movimiento de gente y mercancías, pero las autoridades trinitarias denuncian que en los últimos años se ha registrado un incremento en el tráfico ilegal de personas, así como de armas y drogas.

“Estamos intentando aumentar las interceptaciones en el mar, lo más lejos posible de la costa, con mayores embarcaciones de patrullas costeras”, expresó el ministro.

Nakhid explicó que en Cedros se vive “un creciente flujo mixto de migrantes”, que incluye a “aquellos que van a comprar comida y provisiones y vuelven a casa, los que van a aprender inglés (un número que está en claro retroceso, dado el empeoramiento de la situación en Venezuela) y los que buscan asilo”.

Trinidad y Tobago carece de una ley de refugiados, de forma que, aunque se haya determinado que los reclamantes tienen derecho de ser considerados como tales, a la larga suelen ser derivados a otros países, sobre todo a Estados Unidos, ya que en estas islas caribeñas no tienen derecho de recibir la ciudadanía ni permiso de trabajo. Las investigaciones necesarias para conceder asilo se pueden demorar años.