• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Acusan al capitán del barco por la tragedia de migrantes en el Mediterráneo

El Mediterráneo se ha convertido en la ruta "más letal" de los migrantes del norte de África / Getty

El Mediterráneo se ha convertido en la ruta "más letal" de los migrantes del norte de África / Getty

La fiscalía no ha confirmado esta cifra, pero estima en 850 el número de migrantes a bordo de este navío, de 20 metros de eslora, en base a los relatos de los supervivientes y la estimación de la tripulación del carguero portugués

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El capitán del barco repleto de centenares de migrantes que naufragó este fin de semana fue señalado este martes por la fiscalía italiana como el único responsable de este drama, uno de los peores que ha conocido el Mediterráneo.

Aún conmocionados y exhaustos, los supervivientes de esta nueva hecatombe de migrantes, presumiblemente con 800 muertos, llegaron este martes a Sicilia al mismo tiempo que los dos traficantes de seres humanos, que fueron detenidos. Su detención debe ser confirmada ulteriormente por un magistrado italiano.

La responsabilidad del capitán del barco, un tunecino de 27 años, Mohamed Ali Malek, está fuera de duda, según la fiscalía de Catania, en Sicilia.

Para la fiscalía, este hombre pudo haber provocado el naufragio al sobrecargar el barco y mostrarse incapaz de maniobrar.

Esta catástrofe tiene dos causas principales, explicó la fiscalía en un comunicado. "Por un lado, las falsas maniobras decididas por el comandante del barco que, en un intento de abordar el carguero (que acudió en su ayuda), provocó la colisión con esta embarcación más grande", indicó. "Por otro lado, la sobrecarga de pasajeros del barco, que perdió el equilibrio por estas falsas maniobras y por el desplazamiento de los inmigrantes a bordo", añadió. El barco "se hundió" por estos motivos, recalcó.

La fiscalía afirma que el carguero portugués que acudió a socorrerles frente a las costas de Libia "no contribuyó en absoluto" a producir el naufragio.

El balance oficial de la tragedia es de 24 muertos y 28 supervivientes, pero el número de desaparecidos suma unos 800, entre ellos niños y mujeres, según las organizaciones humanitarias internacionales.

Migrantes encerrados

La fiscalía no ha confirmado esta cifra, pero estima en 850 el número de migrantes a bordo de este navío, de 20 metros de eslora, en base a los relatos de los supervivientes y la estimación de la tripulación del carguero portugués.

Solamente 24 cuerpos han sido recuperados. La fiscalía explica que el pequeño número de supervivientes por el hecho de que "muchos migrantes, entre ellos mujeres y niños, estaban encerrados en la bodega" del barco.

La investigación proseguirá para determinar el número de muertos, incluso procediendo a la recuperación de los restos del navío, según la fiscalía. El jefe de gobierno italiano, Matteo Renzi, aludió a esta posibilidad para "dar una sepultura decente" a las víctimas.

"Había un poco más de 800 personas a bordo, entre ellos niños de 10, 12 años. Había sirios, unos 150 eritreos, somalíes... Habían salido el sábado a los 08h00 de Trípoli", según Carlota Sami, portavoz en Italia del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR). Esta cifra fue confirmada por un portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Flavio di Giacomo.

Más de 1.750 migrantes han perdido la vida en el Mediterráneo en lo que va de año, 30 veces más que en el mismo periodo de 2014, señaló este martes en Ginebra la OIM.

- Cumbre extraordinaria -

La Unión Europea (UE) convocó para el jueves una cumbre de jefes de Estado y de gobierno y reveló el un plan de acción para hacer frente a este tipo de tragedias en el Mediterráneo. El plan prevé aumentar los recursos financieros de la operación de vigilancia marítima 'Tritón' e incrementar su cobertura geográfica (actualmente se limita a las aguas territoriales).

Por su parte, el primer ministro australiano, Tony Abbott, aconsejó este martes a la UE que siga el ejemplo de su país y rechace todas las embarcaciones de migrantes con el objetivo de impedir dramas como el naufragio del domingo en el Mediterráneo.

"Cientos, quizás miles de personas se ahogaron intentando alcanzar Europa desde África. El único medio de impedir estas tragedias es poner fin [a la llegada] de los barcos", declaró a la prensa el jefe de gobierno conservador, quien considera "urgente que los europeos adopten una política muy firme que ponga fin al tráfico de seres humanos en el Mediterráneo".