• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Los bomberos se preparan "para lo peor" en Australia

Un hombre permanece ante un autobús de 1958, destruido por las llamas, durante las labores de extinción del incendio registrado en la histórica localidad de Newnes Junction, en el norte de Lithgow (Australia) | Foto: EFE

Un hombre permanece ante un autobús de 1958, destruido por las llamas | Foto: EFE

Más de cincuenta incendios arden en el país, 17 de ellos fuera de control

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los bomberos de Nueva Gales del Sur se preparan "para lo peor" ante el aumento a lo largo del día de las temperaturas y de la fuerza del viento que amenazan con avivar los incendios que arden en el este de Australia.

Más de cincuenta incendios arden en este estado, 17 de ellos fuera de control, con los más graves alrededor de las localidades de Lithgow, Springwood y Mount Victoria, en la zona turística de las Blue Mountains, a unos 70 kilómetros al oeste de Sídney.

Las autoridades declararon el segundo nivel de alerta más alto en Blue Mountains y en Balmoral, en la región de Southern Highlands, a unos 100 kilómetros al suroeste de Sídney, a la espera de que a lo largo del día la temperatura suba por encima de los 30 grados y el viento supere los 100 kilómetros por hora.

"A pesar de que los incendios han comenzado a avivarse un poco, en lo que se refiere a la actividad en sí y a la cantidad de humo, no se ha visto hasta ahora ningún estallido o una expansión de estos incendios", dijo el comisionado del Servicio Rural de Bomberos, Shane Fitzsimmons.

El comisionado alertó que el peligro no ha pasado en Blue Mountains, donde la semana pasada quedaron arrasadas más de 200 viviendas, y que puede ser "cuestión de horas para que (las llamas) comiencen a intensificarse" y traspasen los cortafuegos.

Fitzsimmons indicó que los incendios apuntan hacía las peores condiciones desde que empezó esta oleada el pasado jueves y que se prevé que aumente el peligro en las regiones de Sídney y Hunter.

La fuerza de los vientos, que han registrado una velocidad de 80 kilómetros por hora en Blue Mountains, ya han obligado hoy a suspender las operaciones de los helicópteros que rociaban agua, señaló Ben Shepherd, uno de los bomberos.

Ante una eventual expansión de los incendios, varios residentes en Blue Mountains ya han comenzado a dejar sus casas y acudir a los refugios que ha establecido el gobierno estatal, según la agencia local AAP.

Paralelamente, las autoridades han ordenado el cierre de todos los centros educativos y han evacuado a varios ancianos de los asilos en Blue Mountains, donde las ligeras lluvias han perturbado ayer los trabajos de quema preventiva.

Los bomberos están atentos a los relámpagos, que han provocado incendios cerca de las localidades de Bourke y Walgett, a más de 650 kilómetros al noroeste de Sídney, y de Broken Hill, a 1.147 kilómetros al oeste de la capital estatal.

Hasta el momento 120.000 hectáreas han sido arrasadas o están en llamas en Nueva Gales del Sur, donde fue declarado el estado de emergencia el domingo pasado.

La crisis de incendios, la peor en 45 años, comenzó hace siete días cuando los fuegos forestales calcinaron más de doscientas viviendas, la mayoría de ellas en Springwood, y un hombre de 63 años murió de un infarto tratando de proteger su casa cerca de Lake Munmorah, a 124 kilómetros al norte de Sídney.