• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Parolin recibió en ausencia cargo de secretario de Estado

Monseñor Pietro Parolín agradeció a los venezolanos el cariño recibido | EFE

Parolin entrará en una institución que perderá algunas funciones | EFE

El cardenal Tarcisio Bertone trazó un balance positivo de su gestión y del pontificado del papa emérito Benedicto XVI

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El obispo Pietro Parolin, nuncio en Venezuela entre 2009 y 2013, se convirtió "en ausencia" en la mano derecha del papa Francisco, pues no pudo asistir a su toma de posesión como secretario de Estado del Vaticano, cargo en el que reemplaza al controvertido cardenal Tarcisio Bertone, por razones de salud.

"Bienvenido in absentia", dijo el pontífice tras explicar que Parolin tomará posesión del cargo en unas semanas debido a que tuvo que someterse de urgencia a una cirugía.

"Conoce bien a la familia de la Secretaría de Estado, ha trabajado por años con pasión, capacidad de diálogo y humanidad, sus mayores características. De alguna manera regresa a casa", comentó el papa.

Durante el acto, el cardenal Bertone, de 78 años de edad, trazó un balance positivo de su gestión y del pontificado del papa emérito Benedicto XVI, del cual fue su colaborador más estrecho.

Francisco elogió la paciencia mostrada por Bertone de cara a las contrariedades que tuvo que encarar durante los siete años que ejerció como secretario de Estado de Benedicto XVI y le manifestó su gratitud a nombre suyo y de su predecesor.

La salida de Bertone, un salesiano sin experiencia en el manejo de asuntos diplomáticos, ocurre después de una serie de escándalos que sacudieron a la Iglesia en los últimos años: pederastia, Vatileaks y reforma de las finanzas del Vaticano.

El cambio del secretario de Estado inicia una nueva era en el Vaticano porque Parolin, un diplomático experimentado que habla perfectamente español, entrará en una institución abocada al cambio y que perderá algunas competencias.

Francisco se comprometió a poner en marcha la reforma de la Curia Romana, que incluye quitarle poder a la Secretaría de Estado y encargarla sobre todo de la diplomacia vaticana y de asesorar al papa en esa materia.