• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Berlusconi se rindió y mantuvo el apoyo al Gobierno de Letta

El primer ministro Enrico Letta se reunió con Giorgio Napolitano / Reuters

Letta celebra el voto de confianza por parte de los parlamentarios italianos / Reuters

El primer ministro ganó moción de confianza en el parlamento con 235 votos a favor y 70 en contra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El primer ministro de Italia, Enrico Letta, ganó un voto de confianza en el parlamento –con 235 votos a favor y 70 en contra– después de que el líder de la centroderecha Silvio Berlusconi se retractó de su amenaza de echar abajo al gobierno de coalición tras enfrentar una rebelión en su partido Pueblo de la Libertad.

Mientras decenas de senadores del PDL se preparaban para desafiar a su líder y salvar a la coalición con el Partido Democrático (centroizquierda) de Letta, Berlusconi cambió de parecer y dijo que también apoyaría al primer ministro, días después de generar una crisis al ordenar a los ministros de su formación que se retiraran del gabinete.

"Hemos decidido, después de un intrincado debate interno, apoyar al Gobierno", dijo Berlusconi durante el debate en el senado, en el que afrontó reiteradas acusaciones de desatar la crisis para evitar su expulsión del parlamento por la condena a cuatro años de cárcel por fraude fiscal.

La declaración de apoyo de Berlusconi causó una mueca de asombro e incredulidad en Letta, quien para entonces veía casi segura una victoria en la moción de confianza tras haber logrado el respaldo de los legisladores rebeldes del PDL.

Los mercados financieros reaccionaron positivamente. Las acciones de la bolsa de Milán subieron casi 2% y los rendimientos de los bonos italianos bajaron a un mínimo diario de 4,3%.

Pero la resolución de la crisis deja una interrogante sobre la capacidad del gobierno de abordar los problemas económicos de Italia, que están afectando a sus socios de la zona euro.

El primer ministro, que asumió el poder en abril después de las elecciones en febrero, dijo que seguiría adelante con el programa de medidas fiscales para ordenar las finanzas públicas y reformas para sacar a Italia de la recesión.