• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Las autoridades sirias se enfrentan al reto de reconstruir el centro de Homs

"La operación continúa", agregó el gobernador citado por la televisión | Foto: Agencias

"La operación continúa", agregó el gobernador citado por la televisión | Foto: Agencias

Tras más de veinte meses de asedio por parte de las fuerzas armadas y combates entre ambos bandos, los edificios apenas se mantienen en pie en el casco antiguo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades sirias se enfrentan ahora al reto de reconstruir el devastado centro de la ciudad de Homs, tras la culminación ayer de la retirada de los rebeldes que se encontraban en la zona y la toma de control por el ejército.

Tras más de veinte meses de asedio por parte de las fuerzas armadas y combates entre ambos bandos, los edificios apenas se mantienen en pie en el casco antiguo, según las imágenes difundidas en los últimos días por los insurgentes y las autoridades.

Ayer, el gobernador de Homs, Talal al Barazi, hizo un llamamiento a las instituciones y los dueños de comercios para que vuelvan a la parte vieja de la localidad, informaron medios de comunicación oficiales.

Asimismo, animó a los equipos de mantenimiento públicos a trabajar lo más rápido posible para restablecer el suministro de electricidad y agua.

Al Barazi subrayó que la retirada de los opositores se ha producido en el marco de "la reconciliación nacional", que se inició en febrero pasado en el área con la evacuación de los civiles del centro de Homs.

Unos 1.500 insurgentes se marcharon entre el miércoles y el jueves de la zona, en cumplimiento de un acuerdo firmado con el régimen el domingo.

En virtud de ese pacto, los rebeldes se comprometieron a poner en libertad a decenas de rehenes y permitir la entrada de ayuda a pueblos de la provincia de Alepo (norte) de mayoría alauí, secta a la que pertenece el presidente Bachar al Asad.

Los opositores liberaron a un total de 71 personas, entre ellas menores y mujeres, en las provincias de Alepo y Latakia, según cifras del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.