• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El papa asegura que los milagros existen pero hay que pedirlos con corazón

El papa Francisco / AP

El papa Francisco / AP

"En todos nosotros hay un pedacito de incredulidad. Es necesaria una plegaria fuerte y ese rezo humilde y fuerte hace que Jesús pueda hacer el milagro. La plegaria para pedir un milagro, para pedir una acción extraordinaria debe ser una plegaria comprometida, que nos abarque a todos", afirmó el papa Bergoglio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Francisco aseguró hoy que los milagros se producen, pero que para que ello ocurra es necesario rezar "con el corazón", rezar de manera "valiente, humilde y con fuerza".

El pontífice hizo estas manifestaciones durante la misa que celebró en la capilla de la residencia de Santa Marta, donde se aloja, en la que afirmó que el milagro no se cumple si el corazón del hombre no se abre, "no deja el control de las cosas a Jesús".

"En todos nosotros hay un pedacito de incredulidad. Es necesaria una plegaria fuerte y ese rezo humilde y fuerte hace que Jesús pueda hacer el milagro. La plegaria para pedir un milagro, para pedir una acción extraordinaria debe ser una plegaria comprometida, que nos abarque a todos", afirmó el papa Bergoglio.

El pontífice argentino contó un episodio ocurrido en su país, que tiene como protagonista a un niña de siete años, que enfermó y los médicos le dieron pocas horas de vida.

El padre, un electricista, hombre de fe -narró el papa- "enloqueció" al conocer el estado de su hija y en medio de esa "locura" tomó un autobús y se encaminó al santuario de Luján, distante 70 kilómetros, para pedirle a la patrona de Argentina por la salud de su hija.

"Llegó a las nueve de la tarde, cuando ya estaba cerrado, pero él comenzó a rezar a la Virgen, con las manos agarrado a la cancela de hierro. Y rezaba, rezaba y lloraba y rezaba...y así estuvo toda la noche. Ese hombre luchaba, luchaba con Dios para que curara a su hija", contó el papa.

Francisco añadió que a las seis de la mañana del día siguiente el hombre regresó y tres horas más tarde ya estaba de nuevo en el hospital. Vio a su mujer llorando y se puso en lo peor.

La esposa le dijo, llorando por la emoción, que los doctores llegaron a la habitación de la niña y vieron como le había desaparecido la fiebre, respiraba bien, estaba bien. Dos días más tarde estaba de nuevo la niña en su casa.

"Esto ocurre ahora, los milagros existen. Pero es necesario rezar con el corazón", aseguró el papa.

Francisco añadió que la plegaria tiene que ser "valiente", no "un rezo de cortesía".

"No vale, yo rezo un padrenuestro y un avemaría y me olvido. No vale. La plegaria hace milagros pero tenemos que creer", subrayó.

Desde que fue elegido papa, el argentino Jorge Mario Bergoglio oficia todos los días misa en la capilla de la residencia de Santa Marta, a la que asisten personal de la Santa Sede.

A la misa de hoy acudieron empleados de Radio Vaticano y su director, el jesuita Federico Lombardi.