• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Venezuela objetó resolución contra violación de derechos humanos en Siria

Los inspectores de armas químicas de a ONU ya se enceuntran en damasco  | EFE

Los inspectores de armas químicas de a ONU ya se enceuntran en damasco | EFE

Cuarenta países votaron a favor de la resolución con la que el CDH censura el uso de armas químicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Acciones políticas para definir el destino de Siria se siguen llevando a cabo. El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó ayer en Ginebra una resolución que condena las violaciones de las libertades fundamentales en Siria, horas antes de que el Comité Ejecutivo de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas se reuniera en La Haya para discutir los detalles de la eliminación de las armas químicas en ese país.

La resolución aprobada en Ginebra, que condena los abusos cometidos por todos los bandos en conflicto, fue sometida a votación por solicitud de Venezuela, país que a la postre fue el único que votó en contra, frente a 40 apoyos y 6 abstenciones que recibió el texto.

Treinta meses después del inicio del conflicto en Siria, el CDH censuró el uso de armas químicas comprobado por un equipo de inspectores de la ONU de armas químicas y prohibido por las normas internacionales, aunque el documento no determinó si los ataques con armas químicas en Siria fueron perpetrados por fuerzas gubernamentales, sus milicias afines o los grupos rebeldes.

Consensuada por 30 países, entre los que figuran algunos que mantienen una línea crítica frente al régimen de Bashar al Assad como Estados Unidos, Qatar y Arabia Saudita, la resolución es la décimo segunda que se plantea ante la ONU relacionada con la crisis, pero la primera en obtener una aceptación tan amplia. El texto establece que el Gobierno de Siria debe autorizar la entrada al país de la comisión investigadora de la ONU, cuya tarea es investigar y documentar las violaciones hechas en el país árabe.

Posiciones. En una declaración posterior a la aprobación del acuerdo, la embajadora de Estados Unidos, Eileen Donahoe, afirmó que el mensaje que se busca transmitir al Gobierno de Siria es que debe detener los ataques contra civiles.

La representante británica ante la ONU en Ginebra, Karen Pierce, sostuvo que la actitud de las autoridades de Damasco ante la comisión investigadora muestra claramente que no les resulta cómodo cooperar con ella, lo que contradice la obligación de un Estado miembro de Naciones Unidas.  "Todos los miembros de la ONU deben cooperar con sus comisiones", subrayó Pierce.

Durante el debate, el embajador de Siria, Faysal Hamoui, señaló que el gobierno de Al Assad rechazaba una resolución politizada y que se niega a cooperar con una comisión que fue creada ilegalmente y que durante dos años ha trabajado con base en una información que es incapaz de documentar. Acusó también a los promotores de la resolución de encubrir las acciones de países como Turquía, Qatar y Arabia Saudita, a los que acusó directamente de ayudar a la oposición armada.

Reino Unido, Rusia y China abogan por solución dialogada

 Uno de los asuntos de mayor envergadura durante la sesión de ayer en la  Asamblea General de la ONU fue el conflicto en Siria. Las delegaciones de Reino Unido, Rusia y China dedicaron parte importante de sus discursos al asunto.

El viceprimer ministro de Reino Unido, Nicholas Clegg, recordó las palabras del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien dijo que resultaría un insulto a la razón humana sugerir que el régimen de Al Assad no fue el responsable del ataque con armas químicas en Damasco. Clegg llamó a la comunidad Internacional a reaccionar al unísono, sobre las bases de una solución política, y dijo que aportará otros 160 millones de dólares de ayuda humanitaria para el pueblo sirio.

En su intervención el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, advirtió contra las tentaciones de acusar a Siria sin pruebas por el uso del arsenal químico y recalcó su oposición al uso internacional de la fuerza en Oriente Medio. "El uso de armas químicas es inadmisible. Sin embargo, esto no significa que nadie pueda usurpar el derecho de acusar y emitir veredictos", indicó. Lavrov agregó que todos los incidentes asociados con los ataques tóxicos deben ser investigados y luego analizados por la organización internacional.

China, país que forma parte de los cinco miembros permanentes y con poder de veto en el Consejo de Seguridad, estuvo representado en la Asamblea por su ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, quien señaló que su país se opone al uso de armas químicas, y pidió una rápida solución política al conflicto. Hizo además un llamado para que la convocatoria de la Conferencia de Ginebra II, impulsada por Washington y Moscú, sea en breve y así poder para abordar vías de resolución de la crisis.