• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Las armas se encuentran como souvenir en los mercados de Bangkok

"Aquí nada es ilegal", resalta uno de los vendedores de Khao San Road, puerta de entrada de miles de viajeros en el sudeste de Asia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un abundante arsenal de armas blancas se ofrece en los mercadillos de las atestadas calles de Bangkok junto a otros recordatorios de Tailandia, un peligroso souvenir ilegal que la Policía afirma ser incapaz de erradicar de los puestos y que ayuda a propagar la violencia entre las bandas de jóvenes locales.

El atronador zumbido de una pistola de descargas eléctricas es utilizado por los comerciantes a modo de reclamo para atraer al turista que pasea por Khao San Road, lugar conocido por ser la puerta de entrada de miles de viajeros en el sudeste de Asia.

"Aquí nada es ilegal", asegura el tendero mientras acciona el aparato de electrosocks, denunciado por Naciones Unidas como un arma que puede constituir una forma de tortura.

Además de este dispositivo eléctrico, machetes y hachas con un filo superior a los 15 centímetros comparten mesa con katanas, porras extensibles de acero, puños americanos y otros objetos punzantes que pueden resultar mortales.

"Por supuesto que es ilegal la venta de estas armas, pero no podemos vigilar todos los puestos de las ciudad", afirma a Efe Jukkaporp Sukantharaj, jefe de la comisaría de Chanasongkram, ubicada también en Khao San a escasos metros de varias tiendas donde se pueden adquirir estos peligrosos souvenires.

El imaginario armamentístico ha saltado de las pantallas de cine hasta estos tenderetes que ofrecen reproducciones a escala original de la katana utilizada por Uma Thurman en "Kill Bill", las garras de Hugh Jackman en "X-men" o el "batarang" utilizado en la última adaptación cinematográfica de Batman.

"Si se esconde bien entre el equipaje, el servicio de seguridad del aeropuerto no tiene por qué decir nada. Y si lo prefieres podemos enviártelo por correo hasta tu domicilio", explica el vendedor una vez consultado sobre la legalidad de los artefactos en otros países.

A pesar de que el principal destino final de estos artilugio son vitrinas o estanterías en las casas o despachos de los turistas, muchas de las pandillas de adolescentes afincadas en Bangkok se arman en estos puestos.

Según los datos facilitados por la Policía de Bangkok, la violencia entre los grupos adolescentes de la metrópoli tailandesa ha causado en lo que va de año más de mil víctimas mortales.

El pasado 20 de septiembre, dos banda rivales de jóvenes se enfrentaron en el barrio de Ekamai, en el centro de la capital, y causaron cuantiosos daños materiales, aunque ninguna víctima mortal, pese a que los agentes hallaron en el lugar de los hechos más de 50 casquillos de bala.

"Había disparos en todas las direcciones, como en una película de acción. La gente corría por sus vidas", declaró a la Policía uno de los pandilleros implicados en la batalla cuyo detonante inicial fue el baile de manera provocativa de la canción de pop surcoreano "Gangnam Style", según informó el diario "Bangkok Post".

En otro reciente altercado, unos 20 estudiantes de un instituto de Bangkok fueron detenidos en la localidad vecina de Pattaya durante una pelea contra una banda local de adolescentes y en la que la Policía requisó numerosas navajas y armas cortantes.

Tailandia afronta un problema endémico de violencia adolescente, cuyo inicio se remota a varias décadas atrás y su principal razón es la defensa del honor de las escuelas por parte de sus estudiantes.

La educación pública en Tailandia proporciona a los estudiantes una visión de futuro en favor de una vida dedicada al trabajo manual y en contra de la inclusión de la formación universitaria.