• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Se apresuran a controlar 300 tanques de agua contaminada en Fukushima

Fukushima

Fukushima

Tepco reconoció la posibilidad de que el agua procedente de la cisterna defectuosa haya bajado en parte hasta el mar por un estrecho arroyo que llega al océano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El operador de la central nuclear accidentada de Fukushima indicó que está comprobando la estanquidad de unos 300 depósitos de agua contaminada, después de que uno de ellos haya dejado escapar 300 toneladas de líquido radiactivo.

"Nos estamos dando prisa para controlar los depósitos similares", explicó un portavoz de Tepco. Unas 300 cisternas idénticas al que tiene una fuga contienen cada uno cerca de 1.000 toneladas de agua altamente radiactiva, y medio centenar, también del mismo tipo, con agua en parte descontaminada.

"¿Es un caso aislado o se puede producir el mismo problema en los 350 depósitos restantes?", se inquietó este miércoles el presidente de la Autoridad de regulación nuclear, Shunichi Tanaka. En el pasado, se descubrieron cuatro fugas de menor calibre en estos depósitos cilíndricos de 11 metros de altura por 12 de diámetro dispuestos en filas a unos cientos de metros de los reactores.

Tepco reconoció la posibilidad de que el agua procedente de la cisterna defectuosa haya bajado en parte hasta el mar por un estrecho arroyo que llega al océano. Unas patrullas deben comprobar regularmente que no se producen anomalías, pero hasta el lunes no habían visto este vertido más bien lento que parece producirse desde hace varias semanas, según los datos facilitados por Tepco.

La empresa ha instalado no lejos de los reactores de Fukushima Daiichi un millar de depósitos de diferentes tipos para almacenar los millones de litros de agua radiactiva proveniente de los sistemas de refrigeración de los reactores, mezclada con agua de lluvia y subterránea. Habida cuenta del ritmo infernal del aumento de las cantidades que se deben almacenar (400 toneladas más cada día), la compañía tiene que montar las cisternas a toda velocidad (una más cada dos días y medio), pero los expertos dudan de su resistencia.

"Vamos a reforzar los medios destinados al tratamiento del agua contaminada, un problema de primera magnitud", explicó el miércoles un vicepresidente de Tepco, Zengo Aizawa, y reconoció que esa agua es "un factor de riesgo y peligro". El problema del agua contaminada incluye también las importantes cantidades filtradas al subsuelo de la central, que también se vierten al vecino océano Pacífico, tal como confesó recientemente Tepco.