• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El antifujimorismo y la campaña contra Keiko que impulsó a Kuczynski a la presidencia

Pedro Pablo Kuczynski después de que se conociera su victoria en las elecciones de Perú | Cortesía

Pedro Pablo Kuczynski después de que se conociera su victoria en las elecciones de Perú | Foto: cortesía

Expertos señalaron que el ganador en las elecciones, capitalizó en el balotaje el rechazo que provoca en Perú la posibilidad de que un miembro del clan Fujimori vuelva al poder

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El antifujimorismo, que aglutina a todo el espectro político peruano en una coincidencia raras veces vista, fue el motor que catapultó en el último tramo la candidatura del Presidente electo Pedro Pablo Kuczynski frente a su oponente, Keiko Fujimori.

El balotaje del 5 de junio dejó un país partido por la mitad entre quienes apoyan al fujimorismo o lo rechazan, reflejo de una enconada campaña que presagia una difícil búsqueda de consenso entre Peruanos por el Kambio, el partido de Kuczynski, y Fuerza Popular, la agrupación de Fujimori.

Peruanos por el Kambio obtuvo 18 congresistas de un total de 130, en tanto que la fuerza política de Keiko Fujimori logró una mayoría absoluta al sumar 73 legisladores.

Según los expertos, Kuczynski capitalizó en el balotaje el rechazo que provoca en Perú la posibilidad de que un miembro del clan Fujimori vuelva al poder, desde que el padre de Keiko, Alberto, renunciara a su cargo por fax desde Japón en 2000 en medio de un escándalo de corrupción que precipitó el fin de su régimen autocrático de diez años.

El apoyo de ese conglomerado fue vital para que Kuczynski ese alzara con el triunfo, debido a que pasó a la segunda vuelta solo con el 21% de los votos, mientras que su adversaria lo hizo con un 40% en el bolsillo.

Izquierda clave

Importante para Kuczynski fue la izquierdista Verónika Mendoza, quien acabó en tercer lugar en la primera vuelta del 10 de abril y, cinco días antes del balotaje, hizo un llamado para votar por el centroderechista, pese a sus diferencias ideológicas solo para evitar el triunfo de Keiko.

En el antifujimorismo confluyen izquierdistas, liberales y derechistas; atraviesa transversalmente las clases sociales en Perú.

Es un estado de ánimo que se reactiva cada cinco años, cuando surgen elecciones presidenciales. Pasó en 2011, con la propia Keiko Fujimori cuando se enfrentó en las urnas al hoy Presidente Ollanta Humala. "El antifujimorismo tiene una parte rabiosa, ortodoxa y consecuente de dignidad nacional, aunque también hay un antifujimorismo de conveniencia.

El beneficiario este año fue Pedro Pablo Kuczynski porque era el único que le podía ganar las elecciones", dijo el sociólogo Enrique Bernales, profesor en la Pontificia Universidad Católica de Perú.

Según Bernales, el antifujimorismo también "es una coincidencia de intereses, donde cada grupo quiere aprovechar la corriente para tener una ubicación de poder. Eso es peligroso e inestable".