• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

70 años del final de una confrontación que marcó al mundo

La Alemania nazi se rindió el 7 de mayo de 1945 | Foto Archivo El Nacional

La Alemania nazi se rindió el 7 de mayo de 1945 | Foto Archivo El Nacional

Los vencedores de la Segunda Guerra Mundial (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) siguen como los únicos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El próximo 7 de mayo se cumplirán 70 años de la rendición de la Alemania nazi, lo que acabó con 6 años de combates en Europa y supuso el primer paso hacia el fin de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), un conflicto que causó la muerte a 70 millones de personas y que definió el orden global que, con algunos cambios, permanece vigente actualmente.

Fue una rápida sucesión de hechos. El 30 de abril se suicidó Adolfo Hitler, el 2 de mayo el Ejército de la Unión Soviética entró en Berlín y las tropas nazis en Italia se rindieron. El 4 de mayo hicieron lo propio las fuerzas apostadas en el norte de Alemania, Dinamarca y Holanda.

Tras la capitulación final del régimen nazi, el 7 de mayo, algunos soldados en el centro de Europa continuaron luchando durante varias jornadas más. A pesar de ello, los aliados occidentales (Estados Unidos, Francia y Reino Unido) festejaron el Día de la Victoria el 8 de mayo y la Unión Soviética lo hizo al día siguiente.

La celebración separada fue, quizás, la primera señal del mundo bipolar que despuntaba. El planeta se dividió en dos grandes bloques con sistemas económicos y políticos diferentes, el capitalista liderado por Estados Unidos y el comunista dominado por la Unión Soviética, que vivieron enfrentados durante la Guerra Fría.

Adolfo Salgueiro, profesor de Derecho Internacional, explicó que esa división es la principal característica del orden mundial derivado de la Segunda Guerra: “Eso fue lo que hizo que el conflicto trajera un cambio tan profundo, porque mientras los otros países vencedores se contentaron con la victoria, Moscú impuso un sistema económico y político”.

Pero las consecuencias del conflicto bélico que desangró a la humanidad entre 1939 y 1945 van más allá. “Fue la primera vez que la historia mundial se juntó. En los últimos años empezamos a ver cómo la Segunda Guerra fue interactiva entre distintos escenarios”, dijo la semana pasada el historiador británico Antony Beevor, al diario La Tercera de Chile.

Beevor, autor de varios libros sobre la confrontación, señaló que la Segunda Guerra no puede mirarse como un gran choque entre Estados sino como una combinación de distintos conflictos. Y cree que por eso una de sus consecuencias fue acelerar el fin del colonialismo en África y Asia.

El internacionalista Demetrio Boersner agregó que otra consecuencia fue que el mundo dominado por los nacionalismos, existente antes del conflicto, fue sustituido por uno donde la supranacionalidad se impuso, como muestra el surgimiento de la Organización de Naciones Unidas.

“La gente empezó a ver el mundo en una dimensión global. Soy un defensor de la ONU porque, a pesar de todas las imperfecciones que tiene, es una organización que ha moderado las tensiones internacionales y que ha hecho prevalecer el principio de la multilateralidad en la solución de los conflictos mundiales”, precisó Boersner.

¿Orden vigente? Una pregunta que divide a los analistas es si el hecho de que los países triunfadores de la Segunda Guerra Mundial sigan como los únicos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (aunque la China nacionalista fue sustituida por la maoísta) supone que el orden heredado del conflicto se mantiene vigente.

Salgueiro expresó sus dudas. “En lo jurídico se mantiene el dominio, pero no en lo fáctico. El Consejo de Seguridad tiene cada vez menor rango de maniobra. No es el mismo que decretó la guerra a Corea del Norte o armó tropas para luchar en el Congo. El orden mundial establecido después de la Segunda Guerra murió con la caída de la Unión Soviética en 1991”.

Boersner sí considera que sigue vigente, pero admite que el desmoronamiento del bloque comunista supuso un quiebre. “Occidente creyó que la historia había llegado a su fin, como afirmó Francis Fukuyama, y que su sistema económico neoliberal se impondría en un mundo globalizado. Pero esa ilusión se acabó en una década”.

El internacionalista añadió que el renacimiento de los nacionalismos europeos, el fanatismo religioso de los islamistas y otros radicalismos son muestras de que predomina cierta anarquía: “Un mundo unido y pacífico necesita valores comunes. En la Guerra Fría ambos bandos estuvieron alineados por la ideología, ahora no”.


Venezolanos enlistados. A diferencia de la Primera Guerra Mundial, cuando más de 30 connacionales lucharon en las filas aliadas, apenas un puñado de venezolanos participó en la Segunda Guerra Mundial. Clemente Balladares, investigador aficionado de la historia bélica, lo atribuye a la disminución de las colonias europeas en el país y a que Venezuela se mantuvo neutral hasta septiembre de 1944


Masacre en monasterio. Venezuela le declaró la guerra al Eje, cuando los nazis mataron a monseñor Salvador Montes de Oca (originario de Carora) en la masacre del monasterio de los Cartujos cerca de Massa (Italia). Antes, en 1942, cinco venezolanos murieron cuando el vapor Monagas fue torpedeado por un submarino de Alemania.

Foto: Cortesía Juan José Peralta




De ascendencia nacional. Willam “Bill” Pérez, nacido en Cuba de padre venezolano y madre brasileña, voló y combatió sobre Europa como parte de la Octava Fuerza Aérea de Estados Unidos. Sobrevivió a la guerra, pero murió poco después, el 25 de noviembre de 1946, en Maracay en las pruebas de aviones P47 para la Fuerza Aérea de Venezuela.

Foto: Clemente Balladares



Panzer de Guayana. De padres alemanes y descendiente de un general de la Primera Guerra Mundial, Dieter Pfeifer nació y se crió en Ciudad Bolívar. En 1933 fue enviado a un internado en Alemania y en 1939, con 16 años de edad, se presentó al servicio militar. Comandó tanques alemanes en las campañas de Polonia, Bélgica, Holanda, Francia y Rusia. Peleó toda la guerra y recibió la Cruz de Hierro, entre otras condecoraciones.

Foto: Cortesía Clemente Balladares


Nazis en Venezuela. En el país hubo seguidores de Hitler. La mayoría, según Balladares, eran alemanes que huyeron de la crisis económica y política de la República de Weimar tras la caída del imperio del Kaiser Guillermo en 1918. Uno de los más conocidos nacionalsocialistas fue Karl Roggerman, gerente del Banco Alemán Antioqueño en Caracas. Pero, según la lista de las Secciones Extranjeras del Partido Nazi, el responsable principal en el país desde 1936 era Günther Domke.



Los adoptados. Hubo por lo menos tres venezolanos nacionalizados que combatieron para los aliados en la Segunda Guerra Mundial: el británico Charles Neville, el italiano Ettore Chimeri y el polaco Ricardo Gluzki. Neville, fallecido en 2002, pilotó biplanos de la Marina Real en el norte de África y en el océano Ártico. Chimeri pereció en un accidente de autos sin dejar su testimonio. Gluzki, fallecido en 2005, huyó a Inglaterra tras la invasión de Polonia por Alemania y se alistó en la Real Fuerza Aérea. Su historia está relatada en el libro El último lancero.

Foto: Cortesía Clemente Balladares


Por Francia. En la lista de muertos durante la Segunda Guerra Mundial por Francia aparecen dos venezolanos: Joseph Sametei e Isaac Pauly. Se desconoce cómo murieron. En el Colegio Francia de Caracas hay una placa con sus nombres, a modo de homenaje.




Al rescate. El vapor Catatumbo salvó en marzo de 1942 a 26 estadounidenses que iban a bordo del E.M. Clark, torpedeado por un submarino de Alemania cuando viajaba de Nueva York a Luisiana con un cargamento de lubricantes.

Foto: Cortesía Clemente Balladares


El Dato
7 aeronaves de Estados Unidos y un submarino de Alemania fueron derribados en las costas de Venezuela durante la Segunda Guerra Mundial