• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El papa anima a los ricos a compartir sus bienes con los más pobres

Benedicto XVI / EFE

Benedicto XVI / EFE

Benedicto XVI se dirigió a los fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro de Vaticano con quienes rezó el Ángelus tradicional de todos los domingos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 El papa animó a las personas ricas a ejercer la solidaridad y a compartir sus bienes con quienes pasan necesidad, con los pobres, y a entrar así en la lógica de la donación.

Benedicto XVI se dirigió a los fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro de Vaticano con quienes rezó el Ángelus tradicional de todos los domingos.

Tras el rezo, el papa recordó que el Evangelio de hoy tiene como tema principal el de la riqueza.

Jesús enseña que para un rico es más difícil entrar en el Reino de Dios, pero no es imposible, de hecho Dios puede conquistar el corazón de una persona que posee muchos bienes y animarla a ejercer la solidaridad y a compartir, dijo el papa.

Y relató el episodio de un hombre rico al que Jesús invitó a repartir sus bienes y así alcanzar la felicidad y la vida eterna, a lo que el hombre se negó.

"En ese momento Jesús dijo a sus discípulos -y a nosotros también- en su enseñanza '¡qué difícil es para los que poseen riquezas entrar en el Reino de Dios'¡", aseveró Benedicto XVI.

Ante estas palabras los discípulos se quedaron atónitos -relató el papa- y más aún cuando Jesús agregó: "'Es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja, que un rico en el reino de Dios'".

"Y viéndoles desconcertados -prosiguió el papa- Jesús añadió: imposible a los ojos de los hombres, pero no para Dios".

E hizo referencia el obispo de Roma a San Clemente di Alejandría para quien la parábola enseña a los ricos que no deben descuidar su salvación como si estuvieran ya condenados, ni tirar al mar su riqueza, ni condenarla como insidiosa y hostil a la vida, pero deben aprender de qué modo deben usar la riqueza y ganarse la vida".

Benedicto XVI nombró a personas ricas que usaron sus propiedades de modo evangélico y alcanzaron la santidad como San Francisco, Santa Isabel de Hungría o San Carlos Borromeo.