• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Berlín exigió explicaciones a embajador estadounidense

El embajador de Estados Unidos en Berlín, John B. Emerson, al momento de llegar a la sede del ministerio de Exteriores de Alemania | EFE

El embajador de Estados Unidos en Berlín, John B. Emerson, al momento de llegar a la sede del ministerio de Exteriores de Alemania | EFE

La canciller Ángela Merkel aseguró que es inaceptable el espionaje entre países amigos y aliados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania convocó al representante de Washington en Berlín, John B. Emerson, por las informaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos espió el teléfono celular de la canciller Ángela Merkel.

Emerson será informado sobre la posición del gobierno alemán en términos concretos, afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, a través de su cuenta de Twitter.

La convocatoria se produce un día después de que Merkel llamó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para pedirle explicaciones y muestra cuán seriamente se toma Berlín las informaciones.

La vigilancia por parte del Estado es un asunto muy sensible en un país acechado por los recuerdos de las escuchas que llevaba a cabo la Stasi, o policía secreta, en la antigua Alemania oriental, donde creció Merkel.

“No es aceptable en absoluto el espionaje entre amigos y aliados. Desde que en junio hablamos de la NSA se lo he dejado claro al presidente Obama”, declaró la canciller al llegar a Bruselas para asistir a la cumbre de la Unión Europea.

El presidente del Partido Socialdemócrata, Sigmar Gabriel, dijo estar conmocionado por la idea de que Estados Unidos haya espiado a Merkel y a otros alemanes y puso en duda el acuerdo de libre comercio que la Unión Europea negocia con Washington.

“Es difícil negociar si las libertades y derechos personales de los ciudadanos en Europa están en peligro”, dijo Gabriel, quien podría ser vicecanciller en el nuevo gobierno, ya que su partido negocia una coalición con la Unión Demócrata Cristiana de Merkel.

No obstante, algunos legisladores y miembros de grupos industriales dijeron que es importante para Alemania obtener un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, por lo que no creen que sea conveniente detener las negociaciones al respecto.

El enojo del líder socialdemócrata refleja el de muchos otros alemanes, que sienten que este tipo de escuchas secretas sería una traición de un país que hizo su máximo esfuerzo para defender a Alemania occidental del comunismo durante la Guerra Fría.

“Los estadounidenses son y siguen siendo nuestros mejores amigos, pero esto está fuera de lugar”, dijo el ministro de Defensa, Thomas de Maiziere. Agregó que había pensado que su teléfono celular estaba intervenido, pero no por los estadounidenses.

La Casa Blanca dijo que Obama le aseguró a Merkel que no están monitoreando sus comunicaciones ni lo harán, lo que deja abierta la posibilidad de que anteriormente se haya controlado a la canciller, a quien suele verse con su teléfono celular en la mano.

Muchos políticos señalaron que el roce podría complicar las relaciones entre Obama y Merkel, que pertenecen a tendencias políticas opuestas y que según diplomáticos

tienen un vínculo respetuoso pero muchas veces tenso.

En observación. La Fiscalía federal de Alemania, encargada de casos de espionaje, anunció que estudiaba las informaciones sobre el espionaje a Merkel y que inició un procedimiento de observación.

Durante este proceso, que es el preludio a una investigación formal, se pedirá a todas las autoridades alemanas que trasmitan la información que tengan sobre el caso, explicó el portavoz de la Fiscalía, Marcus Köhler.

La Fiscalía ya había iniciado un procedimiento similar a mediados de año, tras la publicación de informaciones sobre la vigilancia electrónica de ciudadanos alemanes por la NSA.

El objetivo de la Fiscalía es determinar si se contravinieron las leyes sobre la actividad de los servicios secretos extranjeros en territorio alemán.