• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El botín soviético enturbia reunión de Putin y Merkel

Berlín reclama la devolución de las obras extraídas durante la Segunda Guerra Mundial, pero Moscú dice que son una compensación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La demanda alemana de que Rusia devuelva las obras de arte que el Ejército soviético se apropió durante la Segunda Guerra Mundial enturbió la reunión entre la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

El portavoz del gobierno alemán llegó a informar en Berlín que Merkel había cancelado la visita al museo Hermitage en San Petersburgo, para inaugurar la exposición “Edad de bronce. Europa sin fronteras”, tras la suspensión por parte rusa de su intervención.

Al parecer, Merkel tenía planeado reiterar la exigencia alemana de que Moscú devuelva el botín de guerra. Putin desmintió horas después que se hubiera cancelado la visita al decir que sólo se preguntaron si alcanzaría el tiempo.

“Este es un asunto muy sensible para ambas sociedades. No merece la pena iniciar una discusión, ya que por parte rusa podrían aparecer personas que valoren los daños causados a nuestro arte durante la Segunda Guerra Mundial por los nazis”, agregó.

La exposición incluye 1.700 objetos, incluidos 600 trofeos de guerra, entre los que destacan las piezas de oro llevadas a Rusia por soldados soviéticos desde Eberswalde, considerado uno de los mayores hallazgos alemanes de la Edad del Bronce.

Berlín siempre ha reclamado la devolución de las piezas de arte, pero Moscú se niega con el argumento de que son la compensación moral por las atrocidades cometidas por los nazis y la reparación económica por las pérdidas ocasionadas por la guerra.

Rusia afirma que una comisión estatal determinó que los nazis saquearon 427 museos y 4.000 librerías; mientras quemaron más de 110 millones de libros y publicaciones. Además, según el Ministerio de Cultura, ese país conserva menos de 10% de las obras de arte que los soldados soviéticos sacaron de Alemania porque la URSS devolvió 1,5 millones de piezas entre 1955 y 1960.


Tensión con Turquía. El Gobierno de Merkel también vive un momento de tensión diplomática con Turquía. Ankara convocó al embajador de Alemania y Berlín al de Turquía tras el surgimiento de nuevos obstáculos para el ingreso de Turquía en la Unión Europea.

El problema empezó con un documento interno del partido de Merkel, citado por los medios de comunicación turcos, según el cual esta agrupación se opone a la integración de Turquía porque constituiría una carga demasiado importante para la UE.

Ankara advirtió que Alemania deberá atenerse a las consecuencias si Merkel mantiene sus reservas, atribuidas por el Gobierno de Turquía a la campaña electoral, lo que provocó el llamado de embajadores.