• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Un museo alemán ilustra 250 años de cartas y escritos clandestinos

La muestra, titulada "Mensajes secretos. Escritura prohibida", presenta en diez capítulos unos 200 escritos, desde correspondencia clandestina y pequeñas notas a grandes textos poéticos, redactados en condiciones extremas, entre rejas, bajo represión política y contra la misma prohibición a escribir

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Museo de Literatura Moderna de Marbach, en el sur de Alemania, inaugura este jueves una exposición en la que recorre 250 años de cartas, mensajes y escritos redactados clandestinamente.

La muestra, titulada "Mensajes secretos. Escritura prohibida", presenta en diez capítulos unos 200 escritos, desde correspondencia clandestina y pequeñas notas a grandes textos poéticos, redactados en condiciones extremas, entre rejas, bajo represión política y contra la misma prohibición a escribir.

Los textos, algunos de los cuales ven por primera vez la luz pública, están redactados en clave, otros sin cifrar, unos pasaron la censura y otros llegaron a sus destinatarios de forma clandestina.

Cada escrito expuesto va acompañado de su propia historia personal, señala el museo.

Muchos de los autores redactaron estos textos para no perder la cordura o preservar su dignidad, mientras en otros escritos se puede leer el miedo entre líneas.

La muestra ilustra como los mensajes encuentran vías singulares para llegar a sus destinatarios y son capaces de poner en jaque con creatividad política al poder establecido.

El público podrá conocer la historia que acompaña a escritos prohibidos como "Tristia", los cinco libros compuestos por el poeta Ovidio durante su destierro; la odisea editorial del "Doctor Zhivago" de Borís Pasternak, y los textos del alemán Walter Kempowski y el chino Liao Yiwu redactados entre rejas.

El museo recuerda que grandes obras como "La consolación de la filosofía", de Boecio; "De Profundis", de Oscar Wilde; y los "Pisaner Cantos", de Ezra Pound, fueron escritos en la cárcel.

"El preso escribe para liberarse, si no físicamente, al menos espiritualmente, de su situación. Al trasladar su cautiverio a la literatura le resta lo real, al tiempo que deja fluir parte de esa realidad en la literatura, que en otro contexto le es ajena", señala.

Estas historias, según el museo, hablan de "libertad interior y autoafirmación", donde "la fuerza incontenible de la palabra" se convierte, también en la era digital, en "el último refugio".

Además, cualquier soporte vale para escribir un mensaje, desde un trozo de tela hasta el fondo de un vaso de cartón o una caja de zapatos.

La inauguración de la muestra, que abre mañana y hasta el próximo 27 de enero sus puertas al público, contará entre otros con la participación del escritor y disidente chino Liao Yiwu, exiliado en Alemania.